miércoles, 18 de septiembre de 2013

CENSO 2012

Oscar Pereyra
opereyras@hotmail.com

El Censo de 2012, muestra claramente el traslado momentáneo en la ciudad de la Paz, de gran parte de la población urbana hacia las zonas rurales, esto debido a que esta gran mayoría es de origen rural y provienen de allí en segunda o tercera generación.

Resulta muy paradógico que se haya llevado a cabo el Censo en estas condiciones, sabiendo que estos grupos humanos, fueron obligados a trasladarse a sus comunidades y/o pueblos bajo la amenaza de perder los derechos sobre sus tierras o de ser echados de sus comunidades, bajo el argumento de que estos resultados serían la base para la distribución de los ingresos, cuando este no fue el objetivo del Censo.

El resultado es obvio, resultados erróneos de población mayor a la existente en estas comunidades, en las que la población joven es prácticamente inexistente y sin embargo esta tiene sus intereses en las ciudades, allí viven, trabajan, demandan servicios y todo. Por lo tanto los resultados del censo están distorcionados y solo sirven para crear conflictos, el único lugar donde pueden estar estos resultados censales es en el basurero.

Los Censos son muy importantes, sin embargo deben hacerse en función de nuestras propias demandas y no en base a los requerimientos de los Organismos Internacionales que son los financiadores y los más interesados en conocer estos datos.

Todos sabemos que la mayoría de la población (más del 70%) está asentada en las ciudades y hacernos creer que el 50% de la población está en el campo, es solo para estrategias políticas, la forma de desarrollar estas zonas rurales no es mediante la asignación de recursos económicos en detrimento de las ciudades, sino más bien con una migración efectiva ciudad - campo para lograr desconcentrar las principales ciudades, esto solo puede conseguirse con seguridad jurídica en el campo.