domingo, 8 de septiembre de 2013

REMEMORANZAS

carmen buitrago arandia
predilecta2505@hotmail.com

Como suerte echada al azar, el mundo vivió características fundamentadas en ajustes de comportamiento de pugnas por la supremacía global y desplazar la hegemonía política y económica bajo el argumento de burguesía, consignada por una tendencia cerrada y fascista.

La década de los 70 fue focalizada América Latina para ejercer un sistema defacto o dictatorial promovida por la clase militar (en alusión a Bolivia), en tanto este régimen predica aniquilar todo indicio o germen de la doctrina Marxista.

La evolusión inicial de la corriente marxista estuvo influida de manera extraordinaria por los acontecimientos políticos, un país gobernado por medio de la coerción, enfrentamientos y represión entre bolivianos, por cuanto ni la dictadura pudo sofocar el avance de tendencia izquierdista, extendiéndose vertiginosamente entre el pueblo, la clase trabajadora y los jóvenes universitarios, muy a pesar de encontrarse restringida la actividad de adoctrinamiento y concientizacion.

El MIR se funda el 7 de septiembre de 1971. en una humilde vivienda de Tembladerani por Jaime Paz Zamora figura catalizadora del nuevo instrumento político, emergente, junto a un grupo de jóvenes visionarios, cuyo propósito es la de reconciliar diferencias de generaciones por medio del entronque histórico y el compromiso de los postulados de las luchas de clases, dejando entrever discrepancias antagónicas del proceso revolucionario.

Jaime Paz Zamora fué seminarista salesiano en Cordoba Argentina, estudio filosofía y teología graduándose como Licenciado en Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad de Lovaina, hombre de gran influencia que supo sobrellevar las etapas cruciales por las que atravezó Bolivia, sin embargo los esfuerzos de sus seguidores no fueron vanos, puesto que desarrollaron un afianzamiento territorial, logrando una ecuanimidad a nivel nacional.

Los desafíos internos dieron lugar a una contienda que provoco el desmembramiento del partido, convirtiéndose en precursora de las escisiones de las que nacieron el MIR-masas, MIR Bolivia libre, Movimiento sin miedo y por ultimo Unidad Nacional, obviamente cada uno revitalizo su experiencia o inquietud doctrinal.

El establecimiento de alianzas y acuerdos político partidario produjo una destacada intervención de la población, asimismo sirvió para corroborar los aciertos y desaciertos logrados dentro del contexto nacional.

Nuevamente la década de los 80, el régimen defacto del Gral. Garcia Meza, impide que la dupla Hernan Siles y Jaime Paz asuma al gobierno de acuerdo a los resultados electorales. La prisión, la muerte y el destierro son practicas comunes en el ejercicio de la dictadura, Jaime Paz sufre un atentado en el avión que le transporta junto a otros dirigentes, del cuál es el único sobreviviente, en este periodo asesinan a políticos renombrados como Marcelo Quiroga y Carlos Flores. la represión avanza y el 15 de enero de 1981 desplega una masacre en la calle Harrington, estaban reunidos de manera clandestina 9 compañeros entre ellos Pepe Reyes, Arcil Menacho, Ramiro Navarro y otros.

Tanto la 1ra como la 2da etapa los dirigentes miristas son perseguidos y boicoteados por la burguesía derechista, hechos censurables en el orden moral, de hecho el pueblo tenia que estar preparado para resistir y vencer tal represión.

Tuvo profundos efectos, el hecho de realzar las cuestiones disciplinarias para los bolivianos mediante la imposición de convocar al Congreso el 10 de octubre de 1982 , consagrando la cohesión y dirección de la democracia, lucha heroica que demuestra el coraje del pueblo boliviano para conquistar y construir la democracia, misma que se describe como el símbolo de la apertura de una nueva era.

Tenemos que reconocer, que los dirigentes que tuvieron participación activa para hacer realidad este anhelo, de gozar de libertad y vivir en democracia, debe tener su merito y ser reconocidos en vida no después.