viernes, 11 de octubre de 2013

LAS CAMPAÑAS POLITICAS, arlequines, trapecistas y domadores

José Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Después de las celebres frases del presidente de los sindicatos cocaleros y a la sazón mandatario de la nación en torno a las labores específicas de ministros y servidores públicos destinando el 50% de su jornada laboral a la campaña de perpetuidad en el poder, los ciudadanos "librepensadores", "infiltrados", "opositores", "conspiradores", "interesados en desestabilizar al gobierno", no nos queda opción alguna de pensar de que el hermano Evo cuando habla ante multitudes tiene tremendos lapsus calamis, no linguis.

Una mal querida militante del MAS no tardó en pronunciarse desde la perspectiva jurídica y afirmó que lo que hizo el jefazo es una instigación pública a delinquir, es decir un delito que figura en el Código Penal, pero….…el Ministerio Público con las facultades específicas para investigar conductas atípicas seguramente debe asumir "ciertas consideraciones" lo que da a lugar que está en situación funcional. Ese es otro tema.

Las campañas electorales son, una sociedad transitoria que mide a cada quien de acuerdo a "su aporte" traducido en dinero. Cuanto tienes cuando vales y los que no pueden….sencillamente se tornan en militantes y simpatizantes sujetos a desplazamientos planificados o no. El no tener plata no exime a un incauto ciudadano en participar de una futura repartija de la torta aunque sean algunos mendrugos.

Lo que está claro es que el servidor público, ahora con mucha más displicencia, hará de su jornada laboral una tarea cotidiana con miras a favorecer la reelección del jefazo, amén de brindar un trato normal, amable y eficaz al usuario boliviano. Todo esto se traduce en asistencia a proclamas, manifestaciones, movilizaciones, tickets mediante, para control de asistencia y por ende el uso de los bienes del Estado.

Pero esto no solo sucede en la jungla masista, también por el lado del Municipio paceño los funcionarios que ingresaron por simpatía y/o militancia saben que cualquier momento deben salir a movilizaciones, reparto y distribución de panfletos, pintado de calles, etc. Eso está tan claro como la luna que sale de noche. ¡Por favor, no nos vengan con trigos limpios! Esto ha sido así y siempre lo será. Todos nos portamos como verdaderos "perejiles" porque luego el manjar será suculento.

A un año de las elecciones presidenciales los aprestos ya empezaron y la artillera pesada será utilizada en momento oportuno, mientras ya se hablan de adquisiciones, aviones, puentes, trenes bala, planes de seguridad ciudadana con robots de patrullaje, una institución policial tan clara y diáfana como el Vaticano ¿? Satélites y naves espaciales pero no se habla nunca de bloqueos, paros, suspensión del tráfico, instalaciones y edificios del estado precarios, sombríos y oscuros. Un panorama interesante para seguir con la promesa y la falacia.