jueves, 30 de enero de 2014

PARA SEGUIRTE MEJOR


Walter (Puka) Reyesvilla Méndez
aguadoble@yahoo.es

Tengo la sensación de que me he librado de un pesado fardo al no estar del lado de los seguidores del señor Juan Evo Morales (JEM). Y aunque no soy seguidor de nadie en particular, sí me reconozco como compañero de ruta de otros en razón de afinidad ideológica, cosa que tampoco me ocurre con el mencionado.

Es que serlo –fan de Su Excelencia, digo- podría ser el camino más expedito para acabar en un manicomio; pues, como es sabido, es característica de un fanático el justificar mecánicamente lo que diga o haga el objeto de su adoración.

No quiero ni imaginar el ch'enko mental de los miembros del club de fans de JEM, que un día tienen que salir a defender una de sus ocurrencias y al siguiente otra, la contraria, respondiendo así a los recurrentes cambios de humor del personaje.

Hace un año, JEM, siguiendo un libreto chavista, se refería a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en estos términos: "una base militar financiada por EEUU" anunciando, asimismo que el "Estado Plurinacional" se retiraría de dicha instancia internacional.

Anteriormente, el régimen había decidido salirse del Consejo Internacional de Arbitraje de Inversiones (CIADI), arguyendo la parcialización de éste con los inversores.

No hace mucho, sin embargo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Costa Rica) falló a favor del país en una demanda interpuesta por ciudadanos peruanos.
¿Y con qué nos sale JEM ahora que Bolivia ha presentado una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia? "Yo tengo mucha confianza en los tribunales internacionales", dice, descolocando, en principio, a sus incondicionales, quienes rápidamente se ponen en modo "Que vivan los tribunales internacionales".

Ahora bien, dada la esquizofrenia "moralista", nada garantiza que ante un fallo contrario a los intereses del régimen, los tribunales internacionales vuelva a ser lo peor del mundo y, obviamente, la fanaticada de JEM salga a lanzar piedras contra una embajada reducida a su mínima expresión en estos años.

Y así, son varios los asuntos en los que la hinchada azul ha sido llevada de un extremo a otro; el medioambiente, la autonomía, el asunto marítimo, la Coca Cola, la austeridad…

Coda: ¿No hubiera sido más "fashion" que la lujosa flotilla presidencial recientemente comprada para JEM funcionara a GNV? No vaya a ser que la Pachamama se enoje…