lunes, 3 de febrero de 2014

HONOR A QUIEN HONOR SE MERECE.... la Fe de FIDES


José Pastén Burgóa
La magia dela televisión hace que el oyente siga la noticia al minuto, sin maquillajes, montajes, ediciones. El despacho está listo y sale al aire. Así ha sido y así será el quehacer cotidiano de un puñado de personas que le ponen alma vida y corazón en su faena tras los micrófonos. Quien desea conocer la actualidad nacional e internacional solo tiene que sintonizar a esta radio que NO ES LA VOZ OFICIAL DE LA IGLESIA, así reza un sostenido que pone las cosas bien claras.
El artífice de esta obra monumental es el sacerdote Eduardo Pérez Iribarne quien no conforme con edificar un emporio radial, se lanzó a construir una clínica en un barrio carenciado de El Alto, diseñar la estrategia dela puesta en marcha de un evento de ribetes internacionales en el ciclismo actual y generar en jóvenes un espíritu de liderazgo y empatía en época de navidad.  
Del hombre dela sotana se podrán decir muchas cosas y en especial aquellos que trabaja y trabajaron junto a él. Experiencias inolvidables ante un temperamento religioso que no sabe de descanso, que no mide la distancias en proyectos imposibles, que no se cansa de censurarlo censurable, de ser el "hoyo del queque" en la Hora del País, de mandar bendiciones dominicales en la misa transmitida por televisión. Este hombre ya de pelo blanco vio materializados unos de sus más ambiciosos sueños  creando un canal de televisión. ¡Impresionante!
Controvertido, a veces versátil, con palabras y comentarios de aliento al gobierno y su plana mayor, a veces mordaz e incisivo en desaciertos gubernamentales este religioso es sin duda un verdadero personaje paceño. Todas las tardes, bien apoltronado en su mullido sofá, casi reclinado hasta atrás, uno de los personajes creados por el "cura Pérez" es otro enigmático  miembro de Fides, "El Hombre Invisible" con invitados de distintas procedencias, ámbitos y fauna.
Pasaron muchos talentosos y otros se quedaron en el camino pero siempre bajo la mirada exigente del religioso y su afán incansable de hacer un trabajo serio y responsable. Desde el malogrado Saúl Alejandro Maldonado Pérez y su Concierto Boliviano, el otrora operador de una radio altiplánica y luego convertido en periodista y su viaje final en un accidente inexplicable, muchos y muchas desfilaron por estudios de la radio religiosa.
Los que quedan y asumen su rol conforme a las responsabilidades que el padre les ha asignado: Nicolás Sanabria, solvente, acucioso, sensible, digno merecedor de la confianza del jefe, Felipa Peña, hábil en la entrevista y la vida diaria en su costos y valores de subsistencia, Jean Luc Aguilar (erradamente lo llaman Jean Luka), hombre joven múltiple y talentoso. Las y los demás deberán hacer los méritos necesarios para ser parte de la pléyade del cura Pérez.  Programas van, programas vienen, allí quedaron registrados en los anales de la historia ¿ES O NO ES VERDAD?  con la voz de Salo Sauma o algo mas cercano, ENEMIGOS ÍNTIMOS con Julio Aliaga y sus fraternos en fin de semana.
El pasado domingo en plena misa este boliviano-español permitió que los gestores de una historia llamada Radio Fides evoquen momentos inolvidables. Cada uno con su propia óptica. Todos ellos y quienes seguimos de cerca la labor de esta radio en calidad de oyentes reconocemos en Eduardo su inmensa contribución al periodismo boliviano y el valor agregado de cariño,  estima y respeto hacia su persona.