jueves, 20 de febrero de 2014

LA HUMILDAD COMO EST RATEGIA DE CAMPAÑA


José Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com
  
Una vez más nos damos cuenta que no estamos preparados para enfrentar tragedias, estragos y desastres naturales.  Lo que está sucediendo en el oriente boliviano y parte del norte de La Paz nos debe llevar a una reflexión necesaria, fundamentalmente en el ámbito de decisiones de mando. Más bien que no somos un país costero o vinculado frecuentemente a temblores telúricos ya que de así, otra sería la historia.

Como la situación se agrava cada día y un diluvio permanente parece ser el castigo a moradores tierras y pertenencias, el gobierno hace lo imposible por llevar ayuda y colaboración pero nada es suficiente.  La gente lucha por sobrevivir y no perder lo poco que les queda, amén de sembradíos, producción ganadera que están literalmente bajo agua. !Que tragedia!.

A estas alturas los jerarcas de estado han debido percatarse que contra los designios de la naturaleza nada puede detener sus embates aunque el sol, la luna y la tierra sigan recibiendo culto y adoración, la situación amerita una sesuda reflexión.  Siempre improvisamos, siempre dejamos todo para último momento y nuestros cálculos y pronósticos son siempre limitados, en pequeño y para que la ciudadanía no diga que la situación se escapa de control, el gobierno difícilmente acepta cooperación extranjera y la declaración del sector afectado como tragedia supina.

Sin duda el MAS enfoca esta difícil realidad como parte de la campaña política en pos de situar a su jefe convertido otra vez en mandatario.  Si pública y reiteradamente Juan Evo instó y exhortó a todos los servidores públicos a dedicarle el 50% de su tiempo laboral a la campaña del cambio.(Organo Electoral, bien gracias) Esta lluviosa temporada de desbordes e inundaciones es un escenario propicio para mostrarse solidarios, oportunos, preocupados por la realidad nacional desplazando a ministros y viceministros  allende la desgracia.

Un breve análisis político nos hace comprender que esas intrépidas y temerarias aseveraciones de los miembros del MAS cuando están ante micrófonos y prensa deben convertirse en una postura más humana, menos soberbia, realmente sensible y empática sin denostar, menospreciar ni ningunear a nadie pese a que hasta hace años atrás, el oriente era solo una llanura frondosa y hoy convertida en centro de interés con el Plan 3.000, Villa 1ro de Mayo, Cobija donde el gobierno quiere sentar soberanía.

Lo que pasa en Venezuela nos debe tener sin cuidado ya que aprendimos por demás acciones, ejemplos y comportamientos nefastos de gobernantes de ese sufrido país.   Derechos Humanos, libre expresión, conculcados en el país del Orinoco no deben ser mal ejemplo para nuestra salud nacional  aunque parece ser que ya absorbimos algo de maledicencia.

Por el momento una mínima actitud de humildad. un mínimo respeto por el adversario político y toda la preocupación en resolver lo URGENTE que es la tragedia que atravesamos.  Luego viene lo IMPORTANTE, la administración de justicia que no funciona ni con ponchos, polleras, chicotes ni coca esparcida para convertirnos en Nostradamus criollos.