viernes, 21 de febrero de 2014

CRISIS DE LA JUSTICIA O CRISIS DE LA ADMINISTRACION DE LA JUSTICIA ESTATAL


Félix Huanca Ayaviri

En tiempos de crisis normalmente existen pocas ideas que pueden ayudar a salir del mismo, lo que más prima es el ataque, la posición política, hasta la condena irracional. Ayer 20 de febrero desde Cochabamba frente a la "crisis de la justicia" los más media, reportaban la siguiente opinión de un político "que los abogados actuales no están preparados para mejorar la justicia".

Ante tal apreciación política e irracional está dirigida estas ideas que aquí escribo: mi comprensión del derecho y la justicia me permite establecer que existe una gran diferencia entre "crisis de la justicia" y "crisis de la justicia estatal" o administración de justicia estatal. En el Estado Plurinacional lo que está en crisis es la Administración de justicia estatal, por una mala política aplicada en la elección de los jueces. Aún la elección no es mala, sino la intromisión política en el momento de decidir a quienes elegir, eso fue el error que termina complicando más la administración de la justicia estatal, ya en crisis desde varias décadas atrás.

El Estado lo que tiene que hacer frente a una crisis como tal, es proveer a los ciudadanos diferentes medios de solución de problemas que pueden ir desde, la justicia privada, las del mercado, y otros; en definitiva el Estado no puede seguir monopolizando la administración de la justicia, dado que incluso está en la misma constitución el reconocimiento del pluralismo jurídico. El Estado debiera dar más y mejor espacio al pluralismo jurídico (medios alternativos de solución), que permitiría descongestionar el sistema anticuado, así como evitaría la dilación de los procesos si se aplica la primera.

Por otra parte, la administración de justicia estatal tiene que tener claro cuáles son las consecuencias de las políticas de "libre acceso a la justicia" y "justicia gratuita"; estas no pueden imponerse por criterios políticos sino científicos, si prima el criterio ideológico o político, los peores perdedores de ese sistema son los peor situados del sistema (los más pobres) que no pueden acceder a una supuesta justicia gratuita, resulta una paradoja, pero a la vez injusta.

Para terminar, como respuesta al político de Cochabamba, debo decir, que los gobiernos de turno deben proveer más medios a las universidades para que generen más información (investigación), sólo con ellas podemos tener una mejor formación universitaria, basta de ideología, basta de ideales políticas, guíese por la ciencia.