domingo, 11 de mayo de 2014

BOLIVIA: AÑO ELECTORAL


Mauricio Ochoa Urioste
mauricioochoa@yahoo.com

Emulando a sus mentores cubanos, el 1 de mayo de 2014, el presidente Evo Morales anunció la construcción de una Plaza de la Revolución. Ataviado con una vestimenta modesta, Morales no se cansó de repetir las acostumbradas arengas "antiimperialistas" y regaló automóviles y un hotel a los jerarcas de la Central Obrera Boliviana.

A pocos meses de la elección presidencial, en la que Morales pretende una reelección a todas luces ilegal, la campaña mediática no se hace esperar. El presidente boliviano "electoralizó" la demanda marítima boliviana al decir que Chile tiene miedo de la acción interpuesta ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, y haber lanzado otros dardos contra el país trasandino. Héctor Arce, Procurador General del Estado, por su parte, interpuso una denuncia contra periodistas de La Razón por espionaje y otros delitos, acción que desde la óptica del escritor Emilio Martínez busca "matar dos pájaros de un tiro". Según la tesis de Martínez, por una parte, se mostraría la "independencia" del diario La Razón del gobierno, procurando desmentir lo revelado por Raúl Peñaranda en el libro Control Remoto, donde se detalla la forma en que el oficialismo ha ido extendiendo su influencia sobre un creciente grupo de medios privados de comunicación. Por otro lado, se enviaría una señal a toda la prensa, sobre nuevos límites impuestos a la libertad de expresión, claramente violatorios de la Ley de Imprenta, establecidos con la excusa de la protección de supuestos "secretos de Estado".

Según publica el periódico El Día, rotundo rechazo han demostrado las autoridades de diferentes regiones del país hacia el reglamento que lanzó el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para los comicios generales. Las regiones se preparan para tomar acciones exigiendo a los vocales del TSE una nueva redistribución de circunscripciones uninominales. El TSE habría priorizado los elementos territoriales al momento de realizar el trabajo técnico del reglamento electoral, acción que fue criticada por autoridades de oposición. El alcalde de La Paz y el comité cívico de esta ciudad, se suman a los reclamos de los comités cívicos de Santa Cruz y de Potosí.

Ante este panorama electoral, todavía un sector cada vez más reducido de la población e intelectuales de la vieja izquierda "filocastrista", se resisten a un cambio de mandato y el timón de un nuevo conductor que procure la paz social, la libertad, la democracia y el respeto por los derechos humanos, y a contrapelo, vierten discursos a favor de un destartalado proceso de cambio mal llamado "bolivariano", que hundió a Venezuela en la inflación, la inseguridad y la escasez, mientras que en Bolivia provocó días de luto, expatriaciones, aumento del narcotráfico, corrupción generalizada e indignación.

La pregunta es si unirán sus fuerzas Del Granado, Costas y Doria Medina. Si así fuera, el panorama electoral para Morales sería harto complicado y lo más probable es que éste recurriría a una mayor dilapidación de los recursos estatales y culto a la imagen propia con tal de asegurarse el mando de la nación.