jueves, 3 de julio de 2014

YO PROMETO: hacer rico a cada boliviano... sembrar nabos en la luna


Jose Pastén Burgoa  
pastenburgoa@hotmail.com

Dicen que todo cambio es saludable, la rutina es más de lo mismo y las alforjas ya revientan por tanta cosecha.  Se acercan las elecciones presidenciales y es un buen momento de ejercicio ciudadano basado en la reflexión versus la venta de conciencia por promesa a cumplirse. El oriente ya dio su parecer y renuncio en Santa Cruz el escarmentado Rubén ya que con tanto proceso judicial en su contra mas una posible jefatura en presidencia, su pelo desaparecería como reo procesado  por narcotráfico que se evade a momento de ser conducido a audiencia pública.

Para que tanta verborrea si todos queremos vivir en paz y dejar de fagocitarnos entre nosotros mismos pero....en fin.....hay que elegir nuevas autoridades, concurrir a los comicios y esperar resultados después de un bombardeo de propaganda política con la tan soñada y esperada ganancia económica para los medios de comunicación que adelantaran su navidad incrementando o decrementando sus tarifas haciendo "precios especiales", "combos" o algún tipo de invención publicitaria. ¡Vamos, no se quejen! ex cuarto poder.

Tantas cosas ya se han visto que no sabemos lo que está por venir. Césped sintético, satélites, bonos por doquier, políticas bilaterales de retorno al mar, doble aguinaldos, millonarias cumbres internacionales, teleféricos, etc. etc. etc. etc. Una buena tarea para la casa y ponerse a reflexionar si todo esto es cambio y avance, positivo o negativo, nunca antes visto, verdad o fantasía.  De esta sesuda reflexión saldrá el ánimus para poder pronunciarse por uno u otro candidato.  Y como el hombre/mujer son imperfectos por naturaleza está latente el riesgo a equivocarse ¡Dios no lo quiera ni permita!.

Nótese, dilecto lector que no se menciona para nada las "metidas de pata", relojes que giran a la izquierda y horrores de imperfección humana marcados con al trauma de la conspiración y los eternos "infiltrados!".  ¡No!. Todo está bien. Aunque algún parroquiano expresará su satisfacción plena por tan acertada gestión presidencial con la obsecuente expresión: "ningún gobierno hizo antes lo que esté a hecho".  ¡Todo esta bien. Perfecto. Sin observaciones, un verdadero ejemplo para el concierto de las naciones!

Para cambiar de charco, solo quisiéramos soñar con la participación en un próximo mundial de futbol y no ver desde la caja boba (tv) alegrías y tristezas ajenas.  Que le estará sucediendo a mi Bolivia que nunca entra el contexto internacional deportivo mientras pequeños países con alarmantes índices de enfermedad y pobreza africana clasifican a los octavos de final, mientras nosotros seguimos sacándonos la entretela.  ¡Bien.  todo está bien!"