viernes, 12 de septiembre de 2014

NO ESTOY DE ACUERDO CON LOS DEMÓCRATAS


Autor no identificado

En mis actividades de tipo político partidista, desde la muerte de Jorge (Chichi) Ríos Dalenz,  siempre he estado en contra ruta, no me callé hasta que dejé esa actividad, golpeado por unos y otros, algo así como el jamón del sándwich, no me cansé de que me digan que mi posición era propicia a que siempre me aplastarían alternativamente al avanzar los unos y retroceder los otros, parafraseando a William E. Henley  "En la azarosas garras de las circunstancias, nunca me he lamentado ni he pestañeado. Sometido a los golpes del destino mi cabeza esta ensangrentada, pero erguida."

Casi ignorando el actual proceso proselitista, no he podido sustraerme al problema de los poseedores de los automóviles actualmente indocumentados, llamados despectivamente en la localidad donde resido mi jubilación, como los "chuteros".

A todas luces gente que, en muchos casos como el albañil que trabaja circunstancialmente en predios de mis familiares, son pobres que invirtieron sus ahorros en un "Ipsum" que es su medio de trabajo alternativo: "tachero" del resto de la jornada que se abastece en bidones de la gasolina para su medio de vida.

Me gusta la firmeza del actual gobierno al decir que no va una nueva legalización y la apoyo desde el fondo de mi ser, ojalá sea la misma decisión, por la cual pude convertir mi camioneta particular gratuitamente al sistema de GNV, la misma por la cual tengo gas domiciliar, habiendo tenido –como aporte personal- que cavar la zanja de acceso de la matriz a mi domicilio, a pesar de vivir lejos del centro de la población, donde vivo y gracias a lo cual no debo peregrinar con una garrafa para tener acceso a esa fuente de energía, la misma decisión por la muchos mayores que conozco y son amigos cuentan con 250 bolivianos mensuales que los invierten en la compra familiar de aceite, arroz, azúcar ó similares de su gusto, la misma decisión por la cual familias rurales tienen además de ese bono, el de sus niños y otros bonos que directamente los ayudan.        

No me gusta que un candidato opositor egresado de una Universidad Privada, que se sumo a un partido que se derechizó sobre la sangre de sus mártires, ojo que tengo compañeros de lucha de la misma Universidad que quedaron en el camino de la represión, ahora hable a favor de los pobres mal llamados "chuteros", en contra del gobierno, cuando debería sino apoyarlo por lo menos callarse por moral, ya que el actual gobierno -del cual no soy parte ni por mi apellido- esta en lo correcto.

Es cierto que he estado inicialmente en contra del actual gobierno por su total ausencia de Ética Política, que sigue en muchos aspectos en la misma línea, pero cuando cuestiono esa conducta del gobierno, suelo recordar la frase del evangelio, "El que este sin culpa que tire la primera piedra" y no es porque haya incurrido en alguna falta de Ética Política, sino porque el actual gobierno, esta cumpliendo varias tareas que en la década de los 70 nos planteamos como tareas ineludibles, que ponderadas en la balanza del proceso político, a pesar de muchos que somos ó nos creemos intachables, hay claro beneficio en los que decíamos defender allá en esos años traicionados por el cruce de los ríos de sangre.