jueves, 11 de septiembre de 2014

AMBIENTE ENRRARECIDO


Walter "Puka" Reyesvilla Méndez
aguadoble@yahoo.es


A cuatro semanas para el verificativo de las elecciones generales, el ambiente político puede describirse como altamente contaminado por acción del régimen que, habiendo partido con una ventaja de más de ocho años de campaña electoral permanente, se la pasa echando emisiones de dióxido de carbono a todo aquel competidor que ose pisarle los talones. Para ello tiene varios dispositivos que usa según sea el caso.

Uno de ellos es el Tribunal Constitucional, (i)responsable de haber habilitado, contra lo que prescribe la propia Constitución masista y contra el más elemental sentido común, al señor Morales como candidato a un eventual próximo periodo presidencial. Su acompañante de fórmula introdujo el concepto de "estrategia envolvente" para validar esta impostura. Se trata, entonces, de una candidatura de contrabando conseguida a fuerza de violar normas y, lo que es más vergonzante, con posibilidades de triunfo.

Otro dispositivo de los que el régimen echa mano es el Tribunal Supremo Electoral, en rigor un apéndice del ejecutivo encargado de apoyar la campaña de los candidatos de contrabando y de ponerles la mayor cantidad de trabas posibles a sus oponentes. Sus muestras de parcialización con la fórmula oficialista son tantas que no es descabellado pensar  que se esté montando un fraude de grandes proporciones.

Asimismo, el Órgano Judicial es el instrumento  de permanente acoso a quienes tengan la osadía de poner en cuestión el discurso único del llamado "proceso de cambio". Casos tan groseros como los de la detención de Mario Orellana, candidato del MSM, o la negativa de la "justicia" de permitir que Ernesto Suárez y Savina Cuéllar, candidatos de Unidad Demócrata, desarrollen sus respectivas campañas en plena libertad, dan cuenta de la más abyecta sumisión de un poder a otro.

Es en estas condiciones, para no hablar del derroche de recursos públicos para su campaña del que hace gala el régimen, que los bolivianos acudiremos a depositar nuestro respectivo voto, a riesgo de ser chicoteados por sus violentos "movimientos sociales".

La ciudadanía, no obstante, cuenta con espacios para informarse y testimoniar el desarrollo de los comicios. Hacer el uso apropiado de los mismos es un deber ineludible.