martes, 28 de octubre de 2014

LAS REDES EN LOS MERCADOS


Armando Méndez Morales
La economía de mercado se asienta en la construcción voluntaria de redes sociales que integra a personas, empresas, insumos, bienes y servicios mediante el intercambio y puntos de conexión, lo que también modernamente se conoce como "nodos". Una economía de mercado se caracteriza por la división del trabajo y la especialización. Nadie es autosuficiente en el mercado. En la medida que se desarrolla una economía de mercado quiere decir que simultáneamente se están generado redes comunicantes y vinculantes libres y voluntarias entre los participantes en los mercados. Y estas redes se desarrollan porque son útiles. Cualquier producto final que se presenta en el mercado es la consecuencia de la interacción de lo que hace mucha gente, que no se conocen. Este fenómeno cada vez más intenso en el mundo como consecuencia del denominado fenómeno de la globalización económica, que es el otro nombre que recibe la economía de mercado a nivel mundial. Los mercados tienen tal capacidad de construir puntos de conexión que parecerían que su proliferación es espontánea, y siempre están en constante expansión. En verdad, son los agentes económicos que con sus decisiones y acciones libres proliferan las redes.
Hoy se habla de la economía del conocimiento, con lo que se quiere destacar que en la producción de bienes y de servicios ahora lo más importante es la tecnología y ya no el trabajo físico ni mecánico que caracterizó al pasado, e incluso a la revolución industrial. La revolución industrial puso en el tapete del conocimiento de la economía que el factor productivo denominado capital, (maquinarias y equipos) había adquirido mayor relevancia para el crecimiento económico, que el trabajo mecánico y rutinario.
Cualquier trabajador, hoy, para ser contratado por una empresa es indagado por el empresario, en cuanto a sus habilidades personales, que justifiquen su contratación en términos de contribuir a la creación de valor en la empresa. En otros términos a contribuir a la creación de bienes y servicios, de riqueza. Por esta razón, los jóvenes buscan la educación universitaria, la especialización porque saben que están viviendo un mundo muy competitivo, donde tienen que demostrar que tienen los requisitos y cualidades para mejorar y agrandar las operaciones de una empresa. El empresario contrata a quién considera que le es útil en la cadena productiva de cualquier bien o servicio.
Como la economía de mercado se basa en la especialización, para cualquier bien o servicio, es necesario contar con gente que sepa hacer bien alguna parte del producto y de la cadena, gente que sepa donde están los proveedores de insumos, donde los que financian, donde se ubican los mercados de venta y quienes saben cómo se llega a los mercados.
Por lo dicho es que las economías más desarrolladas se caracterizan porque han estructurado tal complejidad de redes, que jamás gobierno alguno podría haberla construido -suponiendo que este fuese su rol- con el resultado que su nivel de producción es enorme y diversificada, sin embargo, cada año siguen creciendo. Las redes económicas están en permanente expansión. Y todo este proceso, en lo fundamental, se desarrolla de manera libre y voluntaria. A nadie se le obliga a que produzca algo, ni tampoco a nadie se le obliga a trabajar en lo que no quiere.
Por lo dicho es que la prosperidad económica depende del desarrollo de la vinculación de los mercados que es vinculación del conocimiento a través de redes. En la medida que se está desarrollando el Internet se tiene hoy conocimiento sin ningún costo, lo que en el pasado eso era imposible. Esto es consecuencia de lo que en economía se denominan como "externalidades positivas".
Cuando faltan los puntos de conexión, los nodos, en las redes económicas, entre los mercados, no se puede producir lo que un país podría hacerlo. El producto efectivo es menor al producto potencial. Esto explica por qué hay países desarrollados y países no desarrollados, países ricos y países pobres.
Si una característica de la economía desarrollada es poseer muchos nodos, a todo país no desarrollado le conviene relacionarse con los desarrollados porque de esta manera aprovecha las redes ya construidas por aquellos. Y en función al principio económico de las ventajas competitivas y comparativas se estructuran nuevas redes en los países de menor desarrollo económico. ¡Todos ganan! Por más eficiente que sea un ingeniero trabajando como tal y como secretario del mismo, es más eficiente contratar a un secretario y dedicarse únicamente al trabajo de ingeniero. En lenguaje figurado quiere  decir que el país desarrollado hace el trabajo de ingeniero- y por eso su ingreso es más alto- y el país no desarrollado hace el trabajo de secretario, que se supone es menos calificado y por eso gana menos.
La limitación de poseer pocos nodos, característica de los países menos desarrollados, se disminuye en la medida que se impone el libre comercio mundial. De esta manera, un país de economía pequeña, con pocas redes internas, puede beneficiarse de las externas exportando e importando bienes y servicios, es decir del comercio internacional.