jueves, 9 de abril de 2015

[Aula Libre] ¿Y si perdemos?



¿Y si perdemos?

 

Cynthia Perou G.

 

A la luz –o en las sombras- de los resultados en las elecciones subnacionales, parece que el régimen del MAS, excesivamente confiado en su "caudal" electoral y en su indudable certeza de parcialidad por parte de los miembros del Tribunal Supremo Electoral y sus satélites departamentales, nunca se preguntó qué pasaría si perdían. Y perdieron.

 

Como no podía ser de otra manera, la respuesta de la oligofrenia (o sea el nombre que recibe la oligarquía del MAS) fue completamente antidemocrática.  En efecto, el gobierno está forzando segundas vueltas para nuevas elecciones en algunas gobernaciones, con la esperanza de que el fraude los favorezca esta vez, amenazando a las autoridades electas con "revocatorios" y bloqueando a la nueva Alcaldesa electa de El Alto diciendo reiteradamente que no trabajarán con ella. Yo les digo desde acá y se los gritaré en la cara si es necesario (lo hice antes y me muero de ganas de volver a hacerlo), hombres no han podido con El Alto ¿qué les hace pensar que los masistas sí podrán?  Nos veremos en la cancha y ya sabemos cómo juega al fútbol el Presidente Morales.

 

Pero lo que en verdad me ha preocupado y me ha hecho preguntarme qué pasa si perdemos, es la situación de nuestra demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ). Confío en el trabajo que se ha hecho hasta el momento y estoy segura que los técnicos y profesionales que trabajan en el tema, representan lo mejor que pudimos pagar, pero el exceso de confianza se paga muy caro, sino pregúntele a Walter Chávez. 

 

En un mundo perfecto, cuando una persona recurre y emplea los medios legales para hacer valer sus derechos y se presenta ante una Corte o Tribunal, no sólo lo hace con la seguridad de que obtendrá justicia, sino que también se atiene a que el fallo final deberá ser cumplido, le guste o no; le sea o no favorable. Cuando tomamos el camino de la ley, renunciamos a ejercer la justicia por nuestras manos, como también renunciamos a objetar arbitrariamente el fallo si es que no nos gusta.  Tenemos que conocer las reglas y los riesgos para llevar las cosas ante la justicia.  Una vez allá ya no hay vuelta atrás.

 

El insufrible Canciller chileno ha "desafiado" al gobierno de Bolivia, más precisamente al Presidente Morales, para que otorgue garantías de que cumplirá el fallo de la CIJ. Pero ¿por qué? La respuesta está a la vista del mundo: la legendaria e irrenunciable vocación antidemocrática del régimen de gobierno.  Ningún gobierno ha ofendido a otro de la manera en la que Chile lo está haciendo con el gobierno boliviano.  Salvo que se trate de sujetos como Nicolás Maduro, Sadam Hussein, Muammar Khadaffi o el desequilibrado de Corea del Norte, la confianza entre naciones ha sido la base de las relaciones internacionales. Muestra de ello es el reciente acuerdo nuclear con la república Islámica de Irán. Resulta que Evo Morales está en esa "lista negra", al menos para el gobierno chileno. Infame, pero posible.

 

¿Cuál fue nuestra respuesta? El silencio de Morales y las desafortunadas palabras de algunos emisarios del Órgano Legislativo que, como si se tratara de un asunto del mercado, dijeron estar seguros de la posición boliviana y que, salvo "una mano negra", el fallo nos debería ser favorable.

 

¿Y si perdemos? Y ¿si le pasa al gobierno lo que pasó en las elecciones subnacionales? ¿qué harán? ¿Ir a segunda vuelta ante la CIJ? ¿Echarle la culpa a la corrupción en la justicia internacional? ¿Culpar a los yanquis? ¿Al Goni? ¿A Doria Medina? ¿A la Sole? ¿A los abogados? ¿A todos?

 

Surge así la pregunta más importante: ¿cumplirá el gobierno antidemocrático del MAS un fallo desfavorable, si es que pasara? ¿Entenderá el gobierno despótico y engreído del MAS cómo funciona el Estado de Derecho globalmente?

 

Ya están nueve años gobernando y no han aprendido nada. Se parecen a esos estudiantes en las Universidades que se quedan dos mil años en el primer año de su carrera para beneficiarse con ser dirigentes y tener un seguro médico que de ninguna otra manera podrían costear. Estoy segura que el Gobierno no tiene ningún plan B, pero sí una extensa lista de excusas y pretextos para cuando llegue el momento.



__._,_.___

Enviado por: CYNTHIA PEROU <cynthia_perou@hotmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___