viernes, 25 de septiembre de 2015

[Aula Libre] La primavera boliviana llego cuando más hacía falta



Luego de conocerse los resultados de los referendos en los cinco departamentos, casi todos han recurrido a adjudicarse el triunfo. Al extremo tal que el propio gobierno, por intermedio del vicepresidente aseguró que el NO es un respaldo pleno al centralismo, un respaldo a un "estado sólido", un respaldo al régimen. Por supuesto que esta afirmación se trata de un desesperado intento de convertir una evidente derrota, en por lo menos un empate.

Atribuir el resultado por el NO a las fuerzas políticas de oposición, resulta por lo menos desmedido. Evidentemente si hay un beneficiario directo de los resultados, es la oposición, pero mal pudiéramos sostener que son los principales responsables que ello suceda. El papel de los varios actores opositores en el proceso del referendo fue débil, disperso y en algunos casos contradictorio. No se articuló un discurso unitario, las varias oposiciones optaron por diseñar sus propias estrategias, desperdiciando  una vez más la oportunidad de brindar a los bolivianos, una alternativa firme, coherente y contundente. Incluso en un mismo partido se actuó de diferentes maneras, tal es el caso del Movimiento Demócrata Social (MDS) que en Oruro firmo acuerdo con el gobernador del MAS para respaldar el SI, cuando inicialmente habían inscrito su sigla para hacer campaña por el NO. Unidad Nacional (UN) por su parte, manifestó públicamente su decisión de respaldar el voto blanco y nulo, pero finalmente se sumó al voto por el NO. Sol.bo, fuerza política presente en el departamento y la ciudad de La Paz, si bien no varió su estrategia de respaldo el NO, no fue capaz de articular acciones con otras fuerzas opositoras, repitiendo las prácticas de tiempos de extinto Movimiento Sin Miedo, de considerarse autosuficiente. Otras fuerzas políticas menores, se limitaron a emitir declaraciones de sus jefes, condenando las acciones del gobierno y respaldando el voto por el NO, sin involucrar decididamente sus estructuras en la campaña. Los partidos y agrupaciones locales y/o regionales, por debilidades de liderazgo, orgánicas y la falta de recursos, no pasaron de acciones aisladas de bajo impacto.

El rol cívico, como es el caso de Potosí, resulto determinante; COMSIPO se constituyó en el factor decisivo para la obtención de la victoria del NO. No queda duda que el "desaire" (por decir lo menos) con Potosí, de parte de Evo Morales que se negó a recibir a sus representantes cuando marcharon en La Paz, contribuyo a esa acumulación contundente. No es similar la situación de los comités cívicos de otros departamentos. Los de Oruro y La Paz, asumieron más bien la decisión de sumarse a la campaña del gobierno por el SI, sin mayor protagonismo y como se ha visto, sin mayor influencia.

Los movimientos sociales, al margen de aquellos que forman parte de la CONALCAM (COB, la CSUTCB y otras, que se situaron en un verdadero "of side" por su respaldo al gobierno), no gravitaron determinantemente en los resultados, con acciones aisladas y focalizadas en los ámbitos de sus propias influencias.

Otros actores, no políticos, no sociales, ni cívicos, son la novedad en este proceso electoral. Me refiero a la participación atomizada, desarticulada, pero masiva de cientos, sino miles de internautas que desde sus propios círculos y espacios en la red, activaron consignas, simples pero contundentes en contra de la propaganda estatal que utilizando, como acostumbra todo su arsenal y el de los medios denominados paraestatales, se sumaron al guion oficialista. Solo como ejemplo, el día del referendo, contrariamente a lo que solía suceder en anteriores eventos electorales, las principales redes nacionales pasaban programas de diversión y entretenimiento, dándole la espalda a un ya previsible resultado en contra.

Fue la actitud de esos internautas, en su gran mayoría jóvenes que desde sus celulares acumularon una verdadera bola de nieve que fue creciendo, a tal extremo que resultaban más significativos sus "discursos" que el de los propios actores políticos. Sin organización, sin comando único, sin muchos recursos, estos grupos lograron influir y convencer, principalmente a la población urbana de las ciudades capitales de los 5 departamentos y otras ciudades intermedias por la opción del NO. Memes y caricaturas se convirtieron en más contundentes que explicaciones y análisis, avalancha ante la cual muy poco pudo hacer el gobierno, sino amenazar que introducirán una ley para controla el Facebook, la red. La declaración de un diputado del MAS en días previos al referendo, muestra el temor que sintieron al advertir la contundencia del recurso, subestimado en el pasado por unos y otros.

Ellos, los internautas, considero se graduaron como auténticos activistas sociales y políticos en este evento electoral y en gran medida, los resultados son parte de su acción. Hoy, por supuesto más que hace unos meses o unos años, no debe haber joven en las ciudades de Bolivia  que no disponga de un teléfono celulares con los recursos suficientes para navegar en la red. Fueron ellos los que activaron las consignas, ellos desataron la corrida, ellos invalidaron las amenazas y prebendas que intentaron imponer el criterio oficialista. En consecuencia, ellos debieran ocupar un lugar en el podio del triunfo, porque fue su crítica simple y contundente la que precipito la victoria del NO, situación inédita en el país, la que no es vista o se pretende minimizar. Una verdadera primavera boliviana que llego cuando más hacía falta.

Pregúntense; cómo fue posible que en los cinco departamentos haya coincidencia por el NO, cuando electoralmente hay diferencias marcadas? Como en Oruro, plaza fuerte del MAS, con el respaldo del MDS para votar por él SI, el NO se haya impuesto? No se explica sin el accionar de los activistas de la red. El fenómeno que señalamos, ha tenido que suceder en todo lado, fundamentalmente en el ámbito urbano, espacios en los que se concentró la votación por el NO. La opinión pública, ante el descredito de los medios de difusión cooptados por el gobierno, se volcó a las redes, espacio en el que encontraron lo que los partidos de oposición no pudieron hacer: simplificar el discurso y ampliar su difusión. Los resultados de los referendos municipales (tres) y originarios (2) no estoy seguro que hayan tenido la influencia de lo señalado, pero es posible que en parte, hayan recibido algún impulso de este fenómeno.

Lo señalado no hubiera sido posible, sin el actor principal del proceso que generó el contexto necesario para que se desate la primavera boliviana. El gobierno y en particular, el propio presidente Morales, el vicepresidente García Linera y los principales jerarcas del régimen, se encargaron de colocar la "alfombra roja" al fenómeno que describimos, politizando desmedidamente la decisión de los ciudadanos por el SI o por el NO.

Quien olvida la manera dramática en la que fueron despedidos los potosinos de La Paz, comandados por el perro Petardo?, quien olvidó que el Fondo Indígena resulto ser – literalmente – la caja de los principales dirigentes sociales del MAS? Por supuesto que el tema de los watos estas tan fresco que parece que hubiera sucedido ayer y aunque hayan pasado años, muy pocos se olvidan del rodillazo, la coca cola y los pollos, el reloj a la inversa, etc. etc. Todo ello fue manejado muy creativamente por los activistas de la red, que se dieron la manera de viralizar sus contenidos. El cherry en torta, el anuncio oficial de la re postulación (léase re re re elección) de Evo Morales hasta el 2025, caricaturizado en las redes como el intento de coronarse de rey.

En ese contexto, analizar si la difusión de los estatutos fue incipiente o los mismo estaban mal redactados, si el marco legal, la Constitución Política del Estado y la ley Andrés Ibáñez son perversamente centralistas (que lo son) resulta por lo menos inoportuno. No porque no sea importante hacerlo (que seguro se hará), sino, porque el punto central del debate ha dejado de ser este, la autonomía, para posesionar el estrictamente político ideológico, impulsado por el gobierno, el cual mereció también, una respuesta política por parte de la ciudanía.

Hay aún un "segundo tiempo" como se ha anunciado para el 21 de febrero del 2016, momento que agudizara, aún más el factor político del debate, obligando a todos a priorizar las reflexiones en torno a la necesidad y urgencia de preservar el escenario democrático que se ve amenazado.

Dijimos al inicio de esta nota que la oposición es el principal beneficiario del resultado de los referendos. Es así, porque la derrota electoral del MAS, abre la posibilidad de una alternativa nueva al régimen actual. Dependerá de la claridad de los actores políticos articular esa alternativa, superando mezquindades y limitaciones y poniéndose a la altura de los acontecimientos. La primavera boliviana, hizo  ya lo suyo.


 Eduardo Campos Velasco

educamposv@hotmail.com



__._,_.___

Enviado por: eduardocamposdc@yahoo.es


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___