viernes, 9 de octubre de 2015

[Aula Libre] El triunfo del NO parece inevitable!!!



El triunfo del NO parece inevitable!!!

Por: Eduardo Campos Velasco

La intelectual argentina Maristella Svampa que hace pocos días visito el país, dice: "es casi imposible pensar que estas dos cosas pueden ir juntas: la ampliación y promoción de la participación popular y, a la vez, la concentración del poder. Y la reelección va en la línea de la concentración del poder". Descripción sintética y precisa de lo que viene sucediendo en Bolivia. A nombre de los sectores, regiones y actores político sociales y económicos que demanda mayor participación en la toma de decisiones, se hace lo contrario. Esta está la situación de fondo que se dilucidara en el referendo del 21 de febrero de 2016; o se impone la concentración de poder, o las fuerzas democráticas frenan esa arremetida.

Siendo así, uno se pregunta: Si el gobierno pretende garantizarse poder hasta el 2025 (es decir por 9 años más), actitud que es contraria a los intereses de diversos actores de la sociedad boliviana, como puede ganar el voto por el SI?; Cuál sería la motivación para que significativos conglomerados de la sociedad boliviana opten por el SI?; A quién beneficia que el grupo que gobierna a nombre del MAS, mismo que ha dado muestras de ser excluyente y cerrado, se perpetuarse en el poder?

Un análisis del electorado boliviano en la última década nos muestra que pese a los triunfos contundentes de Evo Morales en las urnas, la sociedad boliviana se ha mostrado fuertemente dividida. Un 30 a 35 % ha votado en contra del régimen de manera sostenida. De igual forma, un porcentaje similar (35%) lo ha hecho a favor del gobierno, (considerado este el voto duro del régimen, compuesto en su gran mayoría por cocaleros, y algunos sectores sociales y étnico culturales), mismos que sin el respaldo del restante tercio del electores, no hubieran obtenido los triunfos que alcanzaron.

Este porcentaje de ciudadanos que no son parte del gobierno, pero que vota por el régimen, es el que ha venido haciendo la diferencia. El 20 de septiembre pasado, ellos fueron los que le quitaron respaldo al gobierno, cambiando la correlación de fuerzas que había sido una constante en los últimos tiempos. Ellos son los que en muchas elecciones sub nacionales han permitido también que candidatos alternativos al MAS logren triunfos,  no solo en las últimas elecciones, sino en las del 2010, en incluso del 2006. Se trata de un electorado que sumado al voto duro de MAS (30 a 35%), superan el 60 %, porcentaje que en varias oportunidades le dio el triunfo a Evo Morales.

Resulta entonces fundamental identificar quienes componen este 30 a 35 % que definen elecciones y saber dónde se ubican, además de indagar por qué, si en varias oportunidades respaldaron al gobierno, en los referendos estatutarios no lo hicieron.

Ese tercio del electorado boliviano está ubicados fundamentalmente en los centros urbanos, siendo en su gran mayoría jóvenes. Es población que se puede catalogar como de clase media, que finalmente logró advertir que no existen perspectivas para sus aspiraciones en el famoso "proceso de cambio" (experiencia dolorosa y catártica). Se tratan de profesionales, estudiantes universitarios, maestros, artesanos, comerciantes y en general, cuentapropistas que no son tomados en cuenta por las políticas públicas y que por el contrario, ven como paulatinamente se va depauperando su situación, sin perspectivas de que eso cambie.

Este segmento, importante para la definición de consultas y elecciones, aposto - con mucha ingenuidad y apegado a sus valoraciones y visión política ideológica - por Evo Morales, esperando que en algún momento el régimen los tomara en cuenta, cosa que no sucedió o fue de manera muy limitada. Son en general, personas con formación y costumbres urbanas que se ven afectados por la manera discrecional de tiene el gobierno de permitir el acceso a la función pública y las empresas del estado. El apego a la meritocracia, el esfuerzo y la dedicación, de nada les ha servido para mejorar sus condiciones de vida y concluyen, sobre todo en los últimos tiempos, que no se producirá cambios significativos en el accionar del gobierno. Ideológicamente, la mayoría de este segmento, se mueven bajo idearios de izquierda, mismo que debido a los estrepitosos fracasos del denominado "socialismo del siglo XXI" en Latinoamérica, comienza o ya se ha resquebrajado. Su formación, así como su acceso a los medios de comunicación, les hace líderes de opinión; con mucha capacidad de influencia en sus entornos. Se trata de ciudadanos que no actúan de manera gremial u organizada, precisamente por su apego – y esto es lo contradictorio en ellos – a valores individualistas y liberales, aspecto este que nunca fue adecuadamente aprovechado por la oposición. Tiene alto acceso a los medios alternativos, como internet, lo que les libera de la dependencia informativa de los medios de comunicación que en los últimos tiempos en gran medida se han convertido en paraestatales. En la red se han encontrado con cientos y miles de internautas, como ellos; con las mismas preocupaciones e inquietudes, los que de manera simple y efectiva se constituyen en generadores de corrientes de opinión. Ellos han coincidido (probablemente sin saberlo) en la contundencia del voto por el NO en los referendos de los estatutos y a partir de ese hecho - que ha marcado una tendencia - asumen la importancia de su decisión y su peso específico en términos electorales.

De manera general, los resultados de los referendos del 20 de septiembre han superado el 60 %  de votos por el NO, porcentaje que no se explica sin el concurso de ese tercio del electorado boliviano que hasta ese momento, respaldaba al gobierno. Sin el voto de este segmento a su favor, el gobierno queda al descubierto, con el respaldo tan solo de su voto duro, porcentaje que no le alcanza para obtener triunfos.

Esa es la nueva oposición ciudadana que ha identificado como responsables del éxito de la demanda boliviana ante el tribunal internacional de justicia de La Haya, a Eduardo Rodríguez Velzé y Carlos Mesa y no así, como pretender la propaganda gubernamental, a Evo Morales y sus ministros. Son los mismos que han amplificado el éxito de la presentación de Mesa en la televisión chilena y aplaudido su declaración de no estar de acuerdo con la re postulación del binomio Morales/Linera.

En ese contexto, no es aventurado sostener que el 21 de febrero de 2016, algo así como un 60 % del electorado boliviano le diga NO a las pretensiones prorrogistas del MAS, quedando al descubierto el cinismo y desmedido afán de poder que a estas alturas resultan indisimulables. Los escándalos de corrupción, el despilfarro de los recursos públicos, la falta de políticas claras, las promesas incumplidas, la soberbia y el autoritarismo, sumadas al peligroso escenario que se aproxima, producto de la baja cotización de materias primas, principal fuente de ingresos del estado boliviano, completan el escenario en el que se producirá la consulta, la que tiene como beneficiarios directos solo a dos personas, sus amigos y familiares.

Salvo un último recurso que debe tomarse en cuenta, la manipulación de los resultados electorales, parece que la suerte ya está echada; Bolivia le dirá NO a la RE RE elección.



__._,_.___

Enviado por: eduardocamposdc@yahoo.es


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___