martes, 31 de marzo de 2009

Los "dueños" de Bolivia cercan el Congreso

Tito Pedro Reynaga V.
wreynagavx@yahoo.es

A los "intelectuales" masistas les gusta hablar de la democracia de masas refiriéndose a los cercos que han venido ejerciendo sobre el Congreso, bajo el supuesto de que esas movilizaciones masivas son decididas por las "bases". Pero, la realidad es otra. Porque sobre las organizaciones indígenas y campesinas se ha impuesto ya una suerte de dominio elitista oligárquico al amparo y financiamiento del partido de gobierno, sus ONGs y el movimiento populista internacional ("socialismo del siglo XXI", "revolución democrática cultural" "socialismo comunitario...". Cuyos afanes están llegando a liquidar la democracia de nuestros ayllus y sindicatos agrarios. Los hechos son claros, la vocación feudal tradicional en el país, se está imponiendo también aquí aliada al marxismo. Los dirigentes y autoridades indígenas se erigen en señores de sus bases, en una estructura que se encadena hasta el jefe del partido hegemónico, jefe también del estado. Una suerte de patrón de patrones --en el MNR al Jefe le decían caudillo de caudillos--.

No. Aquí no hay democracia alguna.

Y lo absurdo e insostenible es que a título de democracia, la práctica del cerco al Poder Legislativo haya sentando ya precedente y jurisprudencia, aprovechando la indolencia de los líderes de la oposición y las fuerzas democráticas. A ojos vista, la amedrentada oposición democrática ha dejado hacer y pasar, a despecho de su responsabilidad para con la patria. ¡Cómo puede ser posible que su conciencia soporte tal atropello a su dignidad personal! Que no hagan respetar la Constitución que juraron defender cumplir y hacer cumplir, implica complicidad con quienes la vienen ultrajando a su antojo.

ESTO NO PUEDE CONTINUAR. Entonces:

Ante la amenaza de cerco --que ahora llaman marcha hacia el Congreso o vigilia (Gabriel Bautista) para disimular--, el Senado puede determinar, en sesión reglamentaria y a la cabeza de sus autoridades, la suspensión oficial de sus actividades, hasta que tales amenazas pasen y los agentes agresores hayan desistido de sus afanes, a criterio y evaluación de la directiva del Senado. Decisión, que debe quedar como norma de automática aplicación ante cualquier situación similar de amenaza y presión de hecho o por argucia judicial sobre los parlamentarios. Requiriendo para ser suspendida de una decisión voluntaria y expresa de la directiva del Senado.

Es hora de que la democracia se defienda. Es tiempo de que los senadores de la República respeten el mandato recibido del pueblo. De ningún modo, se puede dar lugar una vez más a que los activistas del MAS encabezando sus grupos de choque obliguen a los parlamentarios a tomar decisiones que no quieren. Como ya ha sucedido reiteradamente, arrastrando por el suelo su dignidad personal y la dignidad de la patria.

El proceso de cambio totalitario masista ha iniciado ya su fase de decadencia. No podría ser de otro modo ante la corrupción fomentada desde los más altos niveles del poder, la cultura política hegemónica y la ampliación del sector estatal de la economía. La que sumada a los problemas emergentes de la recesión económica mundial habrá de ser definitiva, puesto que bajará dramáticamente el reparto de los dineros de Chávez, así como los ingresos del estado.

El cerco al congreso es una expresión del autoritarismo justificado por el socialismo marxista leninista, y no tiene nada que ver con la democracia comunitaria indígena.