lunes, 30 de noviembre de 2009

Expiación

Franz Rafaél Barrios González
franzrbarrios@yahoo.com

-El mea culpa et confiteor del ser masistoide-

La expiación es una muy ortodoxa referencia y praxis de índole religioso judío-cristiano. Básicamente comporta la acción de encubrimiento de una otra acción por medio del sacrificio. Sacrificio que concluye con la supresión holista del pecado anterior. Este acontecimiento es tan importante que se consagra con un día en el calendario religioso -Levítico 16-. Que además provee de ciertos elementos instructivos para el sacrificio de expiación. Si bien es una utilidad costumbrista de la religiosidad específica, que aparenta el lógico momento y procedimiento para acceder al perdón divino; no deberíamos conformarnos con la aparente simplicidad del evento.

Así como en la religión, la cultura y otras expresiones nada es sencillosamente explicable. Más aun si se atañe al des envolvimiento de la psiquis del homo político y sus esquemas patológicos. En todo este record histórico que va engendrando el masismo y su ser masistoide se puede claramente inquirir la causa que lo lleva a cometer pecados; y cuales las formas que se da de este ser para expiarse. Pecados máximos si verificamos la cuantía y depresión del daño ocasionado y por ocasionar; en las conciencias, vivencias y credulidades de un rebaño fustigado sistemáticamente.

Sin embargo ingresando en los inextensos créditos argumentativos psíquicos del ¿por qué?, en el comportamiento del masistoide. Se me ocurren dos alternativas, ambas tan degeneradas como complexas.

Una de ellas. Que el comportamiento del masistoide sea manufacturado por desbalances emotivos y progresivos desde su temprana infancia, en su adolescencia, y en el transcurso mismo de su existencia adulta; desbalances asociados con la violencia -con algún tipo de ella- Y que transbordada al ideario del colectivo social, (bajo un trastorno de falso paternalismo), se haga de la voluntad de masas a las que se piensa representar. El masistoide llegado a un nivel elevado de esta descripción, odia su propia identidad. Y él piensa que eso lo hace moral, nacional y racionalmente diferente.

La segunda. ¿Qué es lo principal que el masitoide hace? ¿Qué es eso que lo hace hacer? Como las meditaciones de Marco Aurelio nos indicaran, Simplicidad. ¿Cuál es la naturaleza de ese ser, qué es en sí mismo? El masistoide se venga. Halla en la venganza -de su supuesto marginamiento, represivo, histórico y demás decorativo demagógico- su forma de y para existir. Y es que sin un "qué vengar" (o sin el más romántico "reivindicar") el masistoide no podría cautivar a las masas, acceder y exceder su poder. El constructo paranoico de que todo lo pasado* implica maldad**, de que a partir de su pequeño ingreso en la historia del poder de Estado pueden re inventar e imponer a gana y gusto de sus psicodelias conceptuales y vacuidades existenciales un neo estereotipo sobre interesado de lo que su (i) lógica y élites desean para sí.

La paranoia provocada del masismo se basamenta en un supuesto odio que ellos denuncian, y en situaciones que puedan generar el ambiente para dicho odio. Pero en realidad ellos necesitan ser odiados, ellos buscan el desprecio (hasta de cierta manera se lo auto infligen cuando no les es suficiente). Si el neo liberalismo*** no hubiese existido, el masistoide lo hubiera creado. El masistoide trabaja la concepción de sus mismos miedos, resentimientos, en pro de fructificarse y garantizarse una causa. Es ladino.

Finalmente el masistoide va a cometer acciones que bien las sabe extremas y de consecuencias muy intensas. Pero en si mismo va a responderse, va a responder con un mea culpa et confiteor**** que le permita expiarse de sí mismo como de los demás (porque de Jesucristo el Nazoreno y su iglesia, o de alguna otra religión su afirmado ateísmo no se los mediará). Con un sí lo hice, porque lo tuve que hacer (el motivo"x"), pero ahora estoy excuso de lo que hice y lo volveré a hacer si lo necesito. O si la adicción así lo requiere.

NOTAS:
------------------------
*Cierto pasado. Pues no se mencionan por ejemplo antecedentes del periodo incásico que denotan imperialismo, aristocracia, jerarquía, divinidad, sometimiento, raza, cultura, conquista y prosperidad. Al parecer, realidades que no podrían ser aprovechadas por el masistoide desde su buscada perspectiva lastimera de perpetua víctima.

**Un estilo de maldad siempre acomodadizo a las necesidades y estratagemas políticas del masismo.

***En la versión que el masismo propone y relata desde su cómoda, parcial, pero temporal butaca.

****Locuciones latinas de liturgia en misa. "Mi culpa, yo confieso".