domingo, 29 de noviembre de 2009

IMPUNIDAD DE UNA ESPOSA

Carlos Bejarano Sanchez
carbejaranos@hotmail.com

Los medios de comunicación, denunciaron con pruebas e imágenes, el uso de vehículos del Gobierno Municipal de La Paz, en la campaña de la Esposa del Alcalde Juan del Granado, quien es candidata a diputada por el MSM en la Circunscripción Uninominal Nº 10.

Este hecho que es y fue no solo de conocimiento público, sobre todo de un rechazo unánime de la Población por semejante uso y abuso nada más y nada menos por parte de la esposa del Alcalde de los bienes públicos que están temporalmente bajo la responsabilidad del cónyuge en su condición de Alcalde de la ciudad; provoco que esta autoridad anunciara una investigación sobre el hecho y la aplicación de sanciones. El día viernes 27 de noviembre el esposo de la candidata – Alcalde de La Paz, comunico que es responsable del uso de dichos bienes públicos un chofer del municipio, a quién se aplicara la sanción de dos días de su haber, y que su esposa no merece ninguna sanción por que la misma no es funcionaria municipal.

Juan del Granada ha confirmado el uso y abuso de bienes municipales por parte de su esposa y ha develado también un cinismo e impunidad familiar, que agrede de forma directa el sentimiento ciudadano por el manejo doloso de la cosa pública.

En el presente caso corresponde aplicar el artículo 122 del Código Electoral que se refiere en los siguientes términos a las prohibiciones y sanciones aplicables a los funcionarios públicos y al uso de bienes del estado "Se prohíbe a los funcionarios públicos, bajo pena de destitución, dedicarse durante las horas de trabajo, a actividades que tengan carácter de propaganda política. Asimismo, queda terminantemente prohibida la utilización de bienes muebles, inmuebles, vehículos, recursos y servicios de instituciones públicas en actividades partidarias Si se comprobara violación de esta disposición, las Cortes Electorales solicitarán a la autoridad correspondiente, la suspensión inmediata del funcionario infractor En caso de incumplimiento por parte de la autoridad requerida, la Corte Nacional Electoral comunicará el hecho al Congreso Nacional, además comunicará a la Contraloría General de la República en aplicación de la Ley de Administración y Control Gubernamentales Nº 1178" es decir, que el chofer infractor correría la suerte de la disposición que se señala.

En el caso de la esposa del Alcalde, la situación es mucho más complicada, por cuanto, no solo es pasible de responsabilidades establecidas en la Ley 1178, sino que su conducta es un delito tipificado en el Código Penal, no siendo argumento valido dejar en la impunidad a dicha persona por no ser funcionaria pública.

Es tan inmoral, irresponsable y abusivo descargar la responsabilidad en un funcionario público, como es el chofer, como si se tratará de una persona que por si mismo tuviese la capacidad de decidir sobre el uso de bienes municipales en actividades irregulares y prohibidas. Es absolutamente cuestionable y repugnante que Juan del Granado considere que los paceños y paceñas somos ignorantes o tontos, cuando todos conocemos que un chofer es un funcionario dependiente, que solo cumple ordenes y son otros los que definen el manejo de bienes públicos, más aun si se trata de su mismísima esposa. El chofer si merece una sanción, no puede ser la misma que deberían sufrir otros funcionarios, incluida su esposa que al no trabajar en el municipio, menos puede usar bienes que no son de su propiedad en actividades privadas y particulares como es su campaña política.

La inmoralidad política, la soberbia e impunidad de Juan del Granado en todos los casos que ha sido denunciado por abuso de autoridad, trafico de influencias y negligencia en su gestión, siempre ha hecho pagar a los más débiles…lo menos que debería hacer este individuo es retirar a su esposa de la contienda electoral, o de lo contrario denunciar el hecho al Ministerio Público para el procesamiento penal respectivo de su cónyuge por los delitos de incumplimiento de deberes, abuso de autoridad y abuso de confianza.