domingo, 29 de noviembre de 2009

VOTE NULO

Margoth Soria Saravia
margotssar@hotmail.com

PARTIDO VERDE DE BOLIVIA
Instrumento de la Ecología Política

EL PARTIDO VERDE DE BOLIVIA – Instrumento de la Ecología Política se identifica con el cambio y la Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia la que abre nuevos escenarios para la construcción del país, mostrándonos la necesidad de profundizar una verdadera democracia participativa. Estamos frente al momento que la sociedad Boliviana exige establecer un gran consenso, por la construcción de un país con moralidad, con transparencia en la gestión estatal, contra la corrupción, que respete la autodeterminación, el derecho a la diferencia y fundamentalmente que le devuelva la ética a la política.

La generación de un CONSENSO que logre una ideología contra hegemónica como producto de la diversidad de voluntades colectivas e individuales y no como imposición de una elite omnipotente poseedora de verdades absolutas.

Un CONSENSO como resultado de la voluntad colectiva entendida no como una mera alianza de clases, o como acuerdos producto de la negociación, sino como la creación de una unidad superior donde se fusionan quienes tienen el deseo de construir una nación.

Bajo esta convicción el PVB-IEP expresa su preocupación ante la crisis de los partidos sistémicos no superada, ya que en lugar de cambiar y transformar el país en beneficio del pueblo mismo en el ejercicio del poder, ha reciclado políticos pertenecientes al esquema sistémico del pasado, que lo único que hacen es velar por sus intereses particulares.

Después de haber derrocado a la última dictadura militar hace 29 años, la Democracia Boliviana hasta a la fecha no ha cambiado el sistema de asimetrías sociales y económicas, tampoco la injusticia y desigualdad que dieron origen a grandes movimientos sociales; quienes actuaron con decisión en Febrero y Octubre negro, dejando atrás los tiempos de las dictaduras vividas en los años setenta.

El modelo del Cambio no ha modificado la vieja práctica política al haber llegado a niveles insospechados de corrupción y prebendalismo, llevando al pueblo boliviano a sentirse impotente al observar que su derecho al voto a perdido sentido y valor, fue confundido con un cheque en blanco para negociar los intereses populares con los intereses oligárquicos de los políticos de turno. Antes la denominada izquierda nacional se aliaba con la derecha dictatorial bañada en sangre, cubierta de democracia; hoy la supuesta izquierda radical, bajo promesas electorales de cambio reedita prácticas neoliberales. Los bolivianos nos enfrentamos al crecimiento de la pobreza y sus secuelas, en el último quinquenio los pobres se han incrementado en el 58.48% mientras que el 21.7 % de la población vive en la indigencia, la desocupación no ha sido superada.

Después de la guerra del Agua y del Gas los nuevos movimientos sociales abren paso a la emergencia del sindicalismo político culturalista. Un Sindicalismo Político Culturalista que dice gobernar para todos, que se ha propuesto cambiar todo, sin hasta ahora cambiar absolutamente nada, muy al contrario ha profundizando los niveles de corrupción y clientelismo político-partidario.

Nada ha cambiado en el país, ya que los gestores del neoliberalismo ayer, hoy son los "nuevos" actores del "cambio", el pueblo vive un desencanto frente a la ansiada democracia para todos.

Vivimos momentos difíciles de transición de un Estado neoliberal a un Estado que aun no ha definido su rumbo, pese a la Nueva Carta Magna, hoy el Estado reedita el modelo de la política pactada y de concertación.

El Estado aun mantiene las matrices del neoliberalismo, cuyas consecuencias son el crecimiento de la exclusión económica, política, social y cultural, haciéndose más difícil el panorama, debido a que existen posiciones fuertemente fundamentalistas, que quiebran la unidad y abren paso a la fragmentación y el antagonismo regional, étnico, religioso y de género, producto de un accionar anti-ético de la clase dirigente en los diferentes niveles de toma de decisiones y del poder.

En realidad nos invade un vacío político en relación a lo que se hace y se denomina política; se verifica un abandono total de toda protección social, en la surge como paradigma del especulado "capitalismo andino", una cadena de bonos: Dignidad, Juancito Pinto, Juana Azurduy, etc.., que subvencionan la pobreza ,reduciendo a mujeres y hombres a una competencia sindical en busca de más subvenciones del Estado, sin darse en realidad un desarrollo sustentable para todos los bolivianos.

Un tipo desarrollo sustentable en el que la tierra se mantenga sana y fértil para que pueda sostener el equilibrio ecológico de las especies animales, vegetales y humanas que la habitan, denunciando la utilización de productos químicos transgénicos, que contaminan el suelo; así como todas las formas de erosión, afectando y aniquilando la capa de tierra necesaria para el sustento de la vida.

Un desarrollo que libere el aire de la contaminación que provoca enfermedades y muertes. Luchando para que se restablezca la capa protectora de ozono en la estratosfera, necesaria para el filtro de los rayos del elemento sol. Que recupere la claridad y limpieza del agua de los ríos, lagos, lagunas, por ser este líquido elemento fundamental para la existencia de todas las especies vivas, cuidando además que todas las reservas existentes sean preservadas para la vida de los bolivianos y no negociadas a nombre de "solidaridad entre los pueblos", dañando nuestra soberanía.

Un desarrollo que, priorice el uso de tecnologías que economicen energía, agua, y preserve los recursos naturales renovables y no renovables sin destruir el medio ambiente, al mismo tiempo que se establezcan regulaciones de protección social y ambiental creando mecanismos para establecer una Justicia del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales.

Las once agrupaciones políticas registradas en la Corte Nacional Electoral -en lo que supone el modelo de desarrollo que proponen - todas asumen una actitud entreguista y servil, todas tienen la preocupación de negociar nuestros recursos naturales y seguir contaminando el medio ambiente; todos proponen un modelo productivista- consumista, el medio ambiente y su cuidado en un vocabulario de moda, para ellos la igualdad esta en el acceso al mercado y no en las calidad de vida.

Estas once tiendas políticas el 6 de Diciembre nos obligaran a elegir entre el sindicalismo cultural, antidemocrático y la modernidad productiva Ambas opciones dejan de lado como prioridad la vida misma.

Ante esto el PVB-IEP se manifiesta al Pueblo Boliviano: no todo está perdido es hora de organizarnos y de asumir nuestros derechos ciudadanos, económicos, sociales, políticos, culturales y AMBIENTALES.

PARA QUÉ NACEMOS

• Para convertirnos en un centro de irradiación de una nueva forma ser y de pensar democráticos, a través del reconocimiento de que somos diversos y que cada una de las regiones del país sea el pueblo en ejercicio efectivo de su soberanía, el que defina el proyecto de país que quiere en el siglo XXI, en el que todos los bolivianos tengamos derecho a una calidad de vida.

• Para devolver la ética a la política, contra la corrupción, el trásfugio en busca de transparencia y construcción colectiva de la nación. Una Visión de país, que tenga como base la preocupación por el interés general, en el ser humano concreto, en sus valores, cultura y necesidades, sin prejuicios ni arrogancia. Rescatando la política de los políticos, para que los ciudadanos hagamos política y los políticos, como manda la doctrina y la ley, sean administradores o mandatarios, reconociendo como mandante, el pueblo.

QUE SE QUIERE HOY

Queremos que los actores sociales participen en el control del ejercicio de nuestros derechos: de personas, grupos, de minorías, a través de nuevas formas de mediación, las mismas que construirán una autonomía individual, colectiva y de nación de manera que los ciudadanos podamos ser dueños de nuestro propio destino y nuestra biodiversidad.

COMO HACERLO:

Solo esto es posible si entendemos que hoy Bolivia necesita establecer una nueva relación con la naturaleza, si entendemos que el país que legaremos a nuestros hijos y nietos, mire en la Pachamama, no una deidad ancestral, sino la tierra misma que nos cría y nos acoge, que nos abre los brazos sin distinción y que genera frutos que hacen que nuestra reproducción cotidiana sea una reproducción de igualdad, de justicia social, de no violencia, de equidad.

Construyendo una unidad férrea, poniendo la voluntad colectiva, modificando el pensamiento de: la responsabilidad no es mía, para decir la responsabilidad es mía, es tuya, es nuestra

El Partido Verde Bolivia está presente para ser la sabia de una Bolivia Unida y Ecológica.

POR LA VIDA, LA JUSTICIA LA IGUALDAD
CONTRA EL PRODUCTIVISMO - CONSUMISMO BANAL QUE DAÑA LA VIDA

VOTA NULO -VOTA CONSIENTE