domingo, 28 de marzo de 2010

Bolivia: ¿alcanzarán las pegas?

Mario R. Duran Chuquimia
mrduranch@yahoo.es

La "pega" en el argot propio de los bolivianos significa la fuente laboral, si esta depende del Estado tanto mejor aun, historicamente tal dependencia no ha cambiado ya que en tiempos de nacimiento de la republica bolivariana, Casimiro Olañeta pedia "pegas" para sus amigos "doblecaras" al Mariscal Jose Antonio de Sucre. Esa dependencia se ha hecho mal congenito entre los bolivianos, todo vale para obtener un empleo en alguna dependencia estatal.

Año dos mil diez. Tiempo de elección de los gobiernos municipales. Las calles muestran paredes pintadas, gigantografias, afiches con colores partidarios, si prestas atención notas el nombre del grupo que hizo la labor proselitista. El grupo en cuestion, tiene una estructura de mando piramidal, el jefe tiene relacíon directa con el candidato o es parte de la estructura partidaria; en la parte intermedia, los directos y asiduos colaboradores del jefe de grupo; en la base, de la piramide, las personas que realizan todas las labores.

¿Qué los une?. La esperanza. En Bolivia donde el desempleo se muestra en el crecimiento del comercio callejero y de las actividades relacionadas con el contrabando, entre otras actividades al margen de la ley; la esperanza es tener un empleo del Estado, no importa el sueldo, ni la calidad del empleo, ni la seguridad social, nada... solo la seguridad de la recepción de un monto economico al final de mes. Por eso, el "pongo" politico cumple con todas las labores propias de las campañas, hay que pintar esta noches nos vemos a las 10 pm, otro grupo tiene que pegar afiches, tales calles - traer engrudo, hay que imprimir afiches, hacer banderas, tener chamarras y gorras, tanto es la cuota, hay caminata, bicicleteada, caravana de autos tal dia.

Los grupos mas organizados, cuentan con listas de asistencia, trabajos realizados, reporte fotografico de sus actividades de campaña... y son los menos; el resto, apela a la memoria del jefe de grupo, intentan ganar su favor, invitando almuerzos, comparten bebidas alcoholicas y si se puede, crean vinculos de padrinazgo, esta cadena de acciones se repite hasta la cima de la piramide, pues el jefe de grupo es la base de otra piramide y asi sucesivamente hasta llegar al jefe del partido. Asi ha sido siempre, las mañas de los politicos de antaño, se repiten en la actualidad.

Pasadas las elecciones, otra es la realidad, las "pegas" serán repartidas entre los amigos y familiares del circulo intimo del jefe, entre los estrategas y los que aportaron con miles de dolares para la campaña politica, con suerte, el jefe de grupo conseguira un empleo de sueldo minimo y condenara a la eterna espera al resto del grupo de campaña, con mala suerte, el tambien sera condenado "al vuelvase mañana", al "deja tu curriculum", "para el cargo que quieres, se requiere titulo de licenciado", "acaso, ¿no has trabajado porque crees en el proceso politico?". Las decepciones seran miles, ya que miles son movilizados y sencillamente no hay espacios laborales en el Estado boliviano y el engorde del burocratismo provoca atrofias en la marcha de la administración pública.