sábado, 27 de marzo de 2010

LA REVOLUCION DE ZAPATA

Jessica Echeverría Bravo
jessicaecheverria@gmail.com

Días atrás apareció un lema que está Revolucionando el activismo por los Derechos Humanos. Ese lema es ¡ZAPATA VIVE! Pero no se refiere al grito de los seguidores del líder de la Revolución Mexicana, Emiliano Zapata, sino a otro Zapata cuya muerte repentina ha iniciado toda una Revolución. Ahora bien, ¿quien es este Zapata del que se habla tanto? Se trata de Orlando Zapata Tamayo. Nació un 15 de mayo de 1967 natural de Santiago de Cuba. Era un albañil opositor al Régimen de Castro y miembro del Movimiento Alternativa Republicana. Su labor como activista en las calles denunciando las atrocidades de la junta militar cubana comenzó a incomodar al Gobierno, ya que la Oposición Cubana se estaba fortaleciendo. Por eso, la madrugada del 18 de marzo del 2003, la dictadura militar encabezada por Fidel Castro lanzó una terrible ola represiva cuando cientos de agentes policiales, en forma sincronizada, allanaron hogares, confiscaron computadoras, máquinas de fax, máquinas de escribir, fotos, documentos y detuvieron a más de 70 opositores políticos, entre ellos periodistas independientes, defensores de derechos humanos y sindicalistas.

Uno de esos setenta opositores era Orlando Zapata, quien fue acusado junto a los otros disidentes de atentar contra el Estado y los principios de la Revolución. Fueron juzgados bajo la temible Ley 88 o Ley Mordaza, catalogada así por su dureza. Del 3 al 7 de abril del mismo año, en una cadena de juicios sumarios, todos ellos fueron procesados e injustamente condenados a draconianas penas. Fueron y son ahora conocidos como los prisioneros de La Primavera Negra.

El régimen de Castro le impuso a Orlando Zapata una pena de 63 anos producto de los 9 juicios sumarios que le fabricaron las autoridades en complicidad con los jueces y la Fiscalía General de la Republica, y fue enviado a cumplir su condena a la prisión Kilo 8 en Camagüey. Durante su encierro protagonizo enérgicas protestas de manera pacífica, fue víctima de golpes, vejaciones, encierros prolongados en solitario y catalogado como un reo rebelde desde que protesto junto a varios presos por la masacre de 41 cubanos que intentaron fugarse y fueron ahogados.

Después de estar siete anos presos entre el 2 y el 3 de diciembre de 2009, Zapata comenzó una huelga de hambre en protesta contra el gobierno cubano por haberle sido negada la elección del uniforme blanco que visten los disidentes, así como por denunciar las condiciones de vida de otros prisioneros. Pero el Gobierno Cubano, para que desista de su huelga, lo castigo enterrándolo vivo al menos dos veces y durante dieciocho días le negaron agua ocasionándole insuficiencia renal. A raíz de su salud tan deteriorada fue hospitalizado y contrajo pulmonía. Después de estar 86 días en huelga de hambre, Zapata falleció un 23 de febrero, a sus 42 anos.

Al día siguiente de la muerte de Zapata aparecieron en distintas ciudades de Cuba ZETAS pintadas que se transformaron en un código secreto entre disidentes. Durante su entierro, mil agentes policiales impidieron la asistencia de los opositores que querían darle un último adiós a su compañero de lucha.

Zapata mato al estalinismo caribeño, develo al mundo la gran hipocresía mediática que envuelve a Fidel Castro. Nos recordó que once millones de cubanos son esclavizados desde hace más de cincuenta años por un régimen que prohíbe la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, la libertad económica; donde los derechos humanos y la democracia son solo palabras de algún diccionario. Un régimen donde se castiga a los que se atreven a pensar por cuenta propia, a escribir sin mandato y a discrepar con los hermanitos Castro. Zapata probo que los tribunales cubanos forman parte de la burocracia represiva del régimen, que operan sin respetar el derecho a un juicio justo, que restringen el derecho a la defensa y violan todas las garantías procesales con las que deberían contar los acusados de acuerdo al derecho internacional de los derechos humanos.

La muerte de Zapata desencadeno varias protestas de diferentes personalidades, instituciones y gobiernos de todo el mundo; Entre los que protestaron estaba el presidente Barack Obama, quien declaro que La Habana había usado un "puño cerrado" contra "quienes se atrevían a expresar los deseos de sus conciudadanos cubanos", mientras que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentaba la muerte de Zapata. El recién electo presidente chileno Sebastián Piñera, junto con el presidente español José Luis Zapatero, este último miembro del Partido Socialista Obrero Español, exigían al Gobierno Cubano libertad para todos los presos políticos y que se respeten sus derechos. Inmediatamente el Parlamento Europeo aprobó una resolución camaral repudiando los atropellos a los cuales son sometidos los presos de conciencia y exigiendo su liberación.

Al otro lado del debate, Raúl Castro culpaba al Imperialismo de la muerte de Zapata y los ahijados de Fidel no dudaron en acudir al auxilio del Gran Hermano que descaradamente mentía diciendo que en Cuba jamás se torturó a nadie, jamás se ordenó el asesinato de un adversario y jamás se mintió al pueblo. Lula da Silva, que se encontraba de visita en Cuba cuando falleció Zapata, declaraba entre incomodo y molesto: imaginen si todos los bandidos que están presos en Sao Paulo entraran en huelga de hambre y pidieran libertad?; Siguiendo el mismo libreto, Chávez, Correa, Mujica y Morales le daban la misma categoría a Zapata: un simple delincuente que era asunto interno de Cuba y que opinar sobre esto era atentar contra la Soberanía del Hermano País. Incluso Evo Morales se excuso demagógicamente del tema declarando: no tenemos otra alternativa que salvar a la Madre Tierra, estoy convencido o muere el capitalismo o muere la Madre Tierra! En realidad el único muerto era Zapata. Estos presidentes se sacaron la máscara de demócratas y demostraron que el discurso de defensores de las minorías eran solo un cliché de marketing político y demagogia.

EL 26 de febrero presenté ante la Cámara de Diputados un proyecto de resolución camaral para rechazar enérgicamente las violaciones a los Derechos Humanos y pedir la liberación de 200 presos políticos cubanos. Inmediatamente el oficialismo reacciono con abucheos y, como era de esperarse, no dio curso a esta resolución utilizando su mayoría para desentenderse del tema. No faltaron dos falsos padres de la patria que me exigieron respeto para el Comandante Fidel, argumentando que le debíamos a Cuba los médicos que hacían "milagros" en Bolivia. Lamentable actitud, porque los Derechos Humanos no son exclusividad ni de la Izquierda ni de la Derecha. Era necesario dejar este antecedente ya que el día anterior mi persona, en calidad de diputada, fue a pedir informe sobre el traslado a la zona de aislamiento de dos presos políticos que a pesar de tener acción de libertad concedida, hasta hoy no son trasladados a Santa Cruz.

7 anos y 86 días resistió Zapata. Con su inmolación inicio su propia Revolución, actualmente 9 presos políticos siguen su ejemplo. Guillermo Fariñas es el próximo mártir, mientras las damas de blanco toman las calles de la Habana, CASTRO MUERE Y ZAPATA VIVE ¡

"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles"
Bertolt Brecht