lunes, 12 de abril de 2010

El luto de una madre gorila

Franz Rafaél Barrios González
franzrbarrios@yahoo.com

En la medida que los resultados electorales fueron descubriéndose, se fue denotando cada vez más acentuado un comportamiento quizás hasta muy humano. Es una muy típica reacción en diversos animales salvajes el resistirse a reconocer que sus crías han muerto, por ejemplo, hasta inclusive seguirlas trajinando e intentando alimentarlas. Una de las especies que la biología mejor ha podido verificar en este comportamiento, es la de los gorilas. Puede que en el presidente sea un instinto paternal para con su "proceso de cambio".

E. Morales constantemente baraja, en ridícula negación de lo factual, cifras electorales que van desde los incipientes 2004 hasta los fraguados 2010, como auto aliciente vanidoso e infatilesco. Lo hace a pesar de la ventísquela opacante de discrepantes regionales y sus respectivos caudales de apoyo. E. Morales se excede maquillando, contrastando su fracaso con relatividades que son más útiles para la memoria estadística y de probabilidades.

No creo que sea excusa que la estadística sea aprendida únicamente en nivelessuperiores de estudio. Pero es un hecho lamentablemente que el tan vitoreado plan oficialista "analfabetismo 0" no haya hecho de las suyas con la primera autoridad política, ya que es vergonzoso ver en el desesperado presidente un torpe manejo de extraordinarios e incorrectos, dice él: "100%, 200%, 1000 % 2000 % y/o más" con respecto de sus porcentajes conseguidos antes y los de las últimas justas electorales. A veces estas torpezas son conscientes y también las hay inconscientes, producto de la impotencia ante una desquiciante realidad.

Otra de las mañas que E. Morales emplea al momento de engañar a la realidad, es la supuesta traición y re ciclación de varios candidatos perdedores de elecciones al interior del "instrumento político" en otros movimientos que además le ganaron al MAS. Pero donde queda ese "siento tener cierta moral/ética" del presidente, cuando es de conocimiento público que el masismo acopió para fundarse no solo a elementos de la izquierda trasnochada, sino que inclusive hasta traidores "falangistas" por cierto.

Es sorprendente como el exasperado orinoquense se contradice. Primero establece que solo los lugares donde fue chirlado electoralmente, fueron fraudulenteados; luego compara con cifras truchas e incorrectas -del ayer y hoy- su victoria en porcentajes; finalmente admitiendo, nos devela que los candidatos que le ganaron al MAS, fueron esos que perdieron en las internas de su partido, como queriendo decir que al final los masistas se ganaron entre sí. Y que el mérito mal que mal lo siguen teniendo los masistas.