sábado, 29 de mayo de 2010

Bolivia: Alcohol en la calles.

Mario R. Duran Chuquimia
<mrduranch@yahoo.es>

La Ceja nunca duerme*. En el día las calles del centro comercial de El Alto son gigantescas tiendas, funcionan centros comerciales y puestos de venta callejeros; todos los comercios tienen una característica en comun, ninguno aporta al Estado, es decir, no pagan impuestos (con honradas excepciones). En las noches, las calles se transforman, las luces de neon anuncian la presencia de grupos musicales en locales de fiestas donde se registra un alto consumo de bebidas alcoholicas, tambien lugares donde trabajan las samaritanas del amor incluso alojamientos para el pernocte de parejas temporales.

*En el nombre del Juan Pablo II.* A pocos pasos de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), no hay luces de neon que señalen la presencia de bares y cantinas, pizarras de madera anuncian los costos mínimos de las bebidas alcoholicas. Los fines de semanas las calles se llenan de jovenes y adultos que buscan un lugar de diversión economico, a medida que pasan las horas se registran riñas de pareja, peleas cuerpo a cuerpo, enfrentamientos entre pandillas, asaltos, en fin, una variopinta colección de delitos. Esto sucede en la intersección de la av. Sucre y la avenida que lleva el nombre del extinto Papa.

*¿Donde esta la policía?*. Once de la noche, calle tres y avenida Carrasco, zona doce de Octubre, una joven pareja compra salchipapas, son asaltados... intentan resistir y se ganan una pateadura, la mujer pide auxilio a gritos y espera la protección de la policía, nadie responde. Los pandilleros, puñal en mano, amenazan, ¿cuál policía carajo? ¡aqui mandamos nosotros!. La pareja logra abordar un taxi y huyen aterrorizados del lugar. El resto de los transeuntes no hace nada, el temor nos domina. Hay que reconocerlo, cada cierto tiempo, la institución policial con apoyo del gobierno municipal organizan batidas... detienen a menores de edad, clausuran bares y cantinas clandestinos y se muestra el operativo con los medios de prensa.

*¿Alcohol en la sangre?*. El ritmico paso de las tropas de morenos, tinkus y diabladas que recorren las vías principales acompañadas de bulliciosas bandas folkloricas son frecuentes en la ciudad de El Alto. La dinamica es comun, los fraternos van a misa catolica por la mañana, bailan al mediodia y por la tarde empiezan a beber en la calle litros y litros de bebidas alcoholicas, la fiesta dura por lo minimo tres días a cuenta del preste, en la fiesta es común escuchar "mi cariño, seis cajas de cerveza, hermano". Se puede citar mas casos donde el elixir de Baco circula, pero la nota sería interminable.

*¿Qué hacemos?*. En una reunión escuchaba a un vecino decir "si no cambio yo, como puedo cambiar el mundo", así que empezemos nosotros... critiquemos y evitemos el consumo de bebidas alcoholicas en vía pública, tambien se debe establecer reglas claras para los jovenes en cuanto a horarios de llegada y salida. Es necesario e importante exigir al gobierno municipal el cumplimiento de la norma que regula el funcionamiento de bares y cantinas, con horarios y días de funcionamiento; denunciar a los lugares que se anuncian como pensiones y que son bares... si la ciudadanía no toma la iniciativa se convertira en complice de la degradación moral en El Alto con el alcohol como combustible.