lunes, 31 de mayo de 2010

FORTALEZA DEL GOBERNADOR

Roberto Márquez
rbtmrquez@yahoo.com.br

Obligado por las circunstancias y quizás presintiendo las groserías e impertinencias de un presidente del Estado Plurinacional el gobernador de Tarija asistió y dio la cara por todos nosotros los demócratas que creemos en la libertad, la justicia y la igualdad. El escenario y testigo de la inconducta, fue la histórica Casa de la Libertad donde nació Bolivia sitio donde también fue proclamado el Primer Presidente Constitucional de Bolivia el Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, que el Mariscal Sucre dio continuidad a la República de Bolívar naciente .

No solo fue el gobernador, la Bolivia democrática tuvo que soportar a un presidente Morales Ayma que haciendo gala de su conocimiento sesgado e interesado de la historia de la República de Bolivia, olvidó que los criollos tuvieron mayor y destacada participación a lado de los patriotas en las gestas independentistas y la fidelidad de algunos indígenas fue siempre puesta en duda durante esas luchas libertarias. (Véase Efectos de la revolución hispanoamericana en la monarquía) Hoy a ciento ochenta y cuatro años de es epopeya la cara de Evo Morales fue la facies de un Estado decadente que no acababa de entender que terminó el poder hegemónico en el conjunto del territorio, en los departamentos y regiones sean de vocación puramente autonómica o no; en departamentos opositores pero también en los oficialistas.

El Estado boliviano arranca con las autonomías, como un producto templado, de una renovada pero constante lucha autonómica y de una nueva forma de concebir al país para acabar con sus desigualdades e injusticias. La presencia del gobernador junto a sus similares marcó la historia moderna del Siglo XXI, la actitud asumida en la Casa de la Libertad por él es un señal de dignidad, de conciencia plena de la democracia y la libertad.

Bolivia debe reconocer, que la perspectiva modernizadora y autonómica es sin duda una visión desde los comités cívicos y sus instituciones. Cuando ciento veinte mil ciudadanos dieron el SI a la autonomía fue el paso más importante en la historia de Tarija y que en junio de 2006 la aprobaron por contundente mayoría. Y tuvo toda la razón el gobernador de jurar ante ese pueblo y no hacerlo frente a quienes osaron y trabajaron para pisotear la voluntad del pueblo en las calles y las urnas. Hoy debemos estar atentos porque al pueblo, los gobernantes le pueden quitar su derecho a vivir en un departamento de justicia, igualdad y libertad.

La posesión y juramento ante su pueblo del gobernador, es la conclusión de una épica batalla ganada, producto de una gloriosa y denodada lucha del pueblo tarijeño en los marcos de la democracia. Hoy tenemos el instrumento democrático ya no la excusa para construir un departamento justo y equitativo. Pero, la lucha será siempre permanente, por defender el derecho logrado con sacrificio, frente a un gobierno de conducta discriminadora y sectaria. En lo interno, la estratagema para lograr la unidad de todos los tarijeños, contra los pensamiento cismáticos de algunos liderazgos será "siempre" la política de construcción de acuerdos y alianzas políticas, económicas y sociales, de dialogo abierto, de diseño de objetivos dirigidos hacia un horizonte luminoso para Tarija; batalla definitiva a vencer.