lunes, 3 de mayo de 2010

LEO LUEGO EXISTO

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

La viveza criolla disfrazada como sinónimo de "cultura popular", las concentraciones masivas manipuladas por caudillos y financiadas por algunas organizaciones no gubernamentales, los desplazamientos irregulares, los bloqueos, la toma de tierras con loteadores exhibiendo paradójicamente sus vehículos ultimo modelo, el asesinato de personas ejecutadas ejerciendo "justicia comunitaria", las agresiones a parlamentarios, afrentas públicas, amenazas al mejor estilo de Arce Gómez y chascarros en formato de discurso que causan vergüenza nacional son parte de una realidad que nos demuestra que los bolivianos actuamos bajo impulsos sensaciones y percepciones con un marcado adormecimiento y letargo que nos perjudica en la visión integral de desarrollo del país.

Este razonamiento nace a raíz de un programa de radio con alcance nacional en el que el entrevistador es un hombre invisible que intercambia criterios, interrogantes y ciertas ocurrencias propias de todo ser humano de "carne y hueso" que siente, palpita y vive en una cabina de radio. Días atrás, este acucioso entrevistador (una vez un invitado lo comparo con Torquemada de la Santa Inquisición) recibió la amable visita de una ejecutiva de una de las principales editoriales del país. La dama con una actitud proactiva y visiblemente complacida comentó que recientemente la lectura del boliviano se había incrementado y para ello citó un ejemplo: la venta de 3.000 ejemplares de la obra de García Marques "100 Años de Soledad". Esta cantidad es bajísima en términos de lectura de libros y así lo expresó el conductor del programa radial. La entrevista continuó con datos interesantes entre ellos conocer que en Uruguay y Chile se lee bastante y no así en nuestro país.

Precisamente el contexto educativo amerita una política de Estado capaz de desarrollar las aptitudes cognitivas de las personas mediante el ejercicio de la lectura pasando por un proceso previo como es la alfabetización. El actual gobierno ha puesto en marcha una estrategia propia que combate al analfabetismo pero cae en el error de la visión andino centrista de someter el universo histórico nacional a culturas occidentales las mismas que figuran en textos educativos como lo máximo o lo más importante….A buen entendedor…. Pero no importa. Mas vale lo conocido que lo foráneo escrito e impreso en libros. Habichuelas, guisantes, ordenadores, albercas, etc. términos foráneos que aún continúan en muchos textos que niños o adolescentes de Charazani (La Paz), Patujusal (Santa Cruz), Independencia (Cochabamba) difícilmente comprenderán.

El boliviano no lee y ello no debe servir de excusa para justificar que los movimientos sociales carecen de recursos para adquirir libros. En el afán de generar liderazgo, los dirigentes, advenedizos, expertos en oratoria criolla y aquellos que se atribuyen la representatividad de "gente pobre" poco o nada hacen a favor de cimentar una cultura de liderazgo. Las declaraciones ante la prensa, las imposturas, las tomas de hecho de propiedad privada, las amenazas arteras y el ataque contra la integridad física están lejos de hablar de un liderazgo efectivo basado en una mínimo acercamiento a un texto escrito.

No estamos hablando de la lectura acuciosa y selectiva. Tampoco se pide que un ciudadano que usa tenis, blue jean y gorra volcada para atrás al estilo Axel Roses y que se baña una vez por semana, se coma literalmente al Príncipe Nicolás Maquiavelo, la Crítica de la Razón Pura de Immamel Kant, el Discurso del Método de Rene Descartes o la Historia General de las Indias de Francisco López Gómara, la Metamorfosis de Franz Kafka, Historia del Tribunal de la Inquisición de Lima de José Toribio Medina o, en caso extremo Las Guerras de los Judíos escrita por Flavio Josefa.

Necesitamos estrategias novedosas que permitan a los jóvenes y a todos en general, acercarse al libro, inclusive con la curiosidad de venderlo en breve en esos negocios que viven de la reventa de libros usados y robados. Allí es donde podrían cooperarnos los "técnicos bolivarianos" provenientes de Venezuela y Cuba en vez de oficiar de agentes secretos haciendo labor encubierta de inteligencia. Necesitamos que el ciudadano boliviano tenga "Una Vida con Propósito" (Rick Warren), que los jerarcas y autoridades de Estado conozcan el verdadero significado de "Administración de Recursos Humanos" (Idalberto Chiavenato), que los expertos planificadores de Seguridad Ciudadana, ministros, vice ministros civiles y policías sepan distinguir que Criminología, Criminalística y Criminalidad no son sinónimos (Huascar Cajias K.).

La lectura posibilitará a esas figuritas de televisión pintarrajeadas de lápiz labial, corbatas semejantes a baberos con ego desbordante que se presentan en programas matinales cargados con morbo y tragedia que, Robo. Hurto y Apropiación Indebida no son lo mismo (Código Penal Boliviano). Al leer un libro, aquel desconsolado profesional que nunca es contratado pese a enviar su hoja de vida hasta el cansancio, comprenderá que ya llegará su día y una voz interna le dirá: "levántate y resplandece, que tu luz ha llegado, la gloria del Señor brilla sobre ti" (Isaías 60:1). Leyendo, por lo menos un poco, aprenderemos que La demagogia es la hipocresía del progreso (Proudhon) y los políticos en ejercicio entenderán que Una parte de los hombres obra sin pensar ,la otra piensa sin obrar (Hugo Foscolo). Finalmente debemos todos edificar una cultura de lectura así como quienes reciben correo de Aula Libre y solo eligen algo diferente porque lo demás se lo elimina y va directo a la papelera.