miércoles, 26 de mayo de 2010

LEY MARCO O LEY CORTA DE AUTONOMÍAS

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

Las competencias que ejercerán los gobernadores electos a partir del mes de junio, no son competencias directamente transferidas a los gobiernos departamentales, es decir, que por mandato de la Ley Transitoria y de manera temporal, hasta que se apruebe la Ley Marco de Autonomías, los gobiernos departamentales no podrán aplicar los Estatutos Autonómicos tal como fueron aprobados en sendos referendos en los departamentos de Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando.

Existe una diferencia cualitativa entre lo que es una transferencia y lo que es el mandato que se otorga de ejercer competencias. Pecando de inocentes, en espera de la Ley Marco, la población está expectante en lo que se refiere al paso fundamental e histórico que se está dando con la aplicación de la Constitución en lo que se refiere a las Gobernaciones, Asambleas departamentales y Ejecutivos Seccionales como en el caso particular de Tarija y en el mismo orden de importancia está la Autonomía Regional como parte de un proceso autonómico que no tiene marcha atrás.

Ejercer significa: Realizar las funciones de una profesión, es decir que los gobiernos departamentales realizarán la función de gobernar. Otra acepción es : Hacer que una fuerza o un poder actúe sobre alguien o algo, esta acepción es interesante y parece ir en sentido de lo que pretende el Gobierno Nacional que es el de que la fuerza y su poder actúe sobre los gobernadores, para que éstos estén supeditados al mandato del poder ejecutivo; en su versión manifiesta no quedan dudas de que el poder lo ejerce sólo Evo Morales, haciendo que se les tome juramento en Sucre y no así a los representantes legítimos de la Autonomía como son los Asambleístas Departamentales.

Por último tenemos que ejercer es hacer el uso de un derecho o de un privilegio, cosa que no va a ocurrir, porque el derecho ha sido coartado por la misma razón de que la Asamblea Departamental no tendrá responsabilidad moral sobre los gobernadores, puesto que ellos se deberán, hasta que haya la Ley Marco de Autonomías, al Poder Ejecutivo ya que es éste el que los ha posesionado y les ha delegado el mandato, tal y como se ha venido haciendo hasta ahora, por tanto las gobernaciones siguen siendo en la pirámide, el apéndice departamental del Gobierno Nacional.

Transferir significa: Ceder una persona a otra un cargo, un poder o un conjunto de bienes. En esta acepción, el Gobierno Central Transfiere el poder, y el conjunto de bienes son las competencias establecidas en los Estatutos Autonómicos que para el Ministro Romero, no tienen validez porque se está elaborando la Ley marco de Autonomías. Aquí entendemos por qué no se transfiere, simplemente porque para el gobierno no existen las competencias autonómicas, lo que se hace es una descentralización hacia atrás, como una participación popular para gobernaciones.

La segunda acepción de transferir, es renunciar en otro [el derecho que se tiene sobre una cosa]. Cosa imposible, ya que, no se transfieren derechos con esta Ley Corta, se delegan algunas competencias para que las ejerza el gobernador. El Presidente, el Poder Ejecutivo, jamás van a transferir derechos, en primer lugar no lo hará con sus enemigos (electos de la "media luna"), ni con sus amigos (electos del MAS), ya que estos responden a una línea vertical de obsecuencia al Ejecutivo y por eso mismo es que traicionando a sus pueblos, con la careta de autonomistas, no dijeron esta boca es mía, no dijeron que se viola la constitución, ni que se violan los derechos fundamentales de las personas con los famosos artículos 8, 9 y 10 de la famosa Ley de Transición.

Ley que con todo su peso caerá sobre ellos mismos, ya que con las artimañas y las facilidades que brinda la imputación y acusación formal habrá cambios de autoridades a gusto del poder de movilización que tengan las corporaciones sociales, otrora llamados los movimientos sociales.

¿Qué queda a los autonomistas?, la defensa de los derechos ganados con la lucha de los pueblos y paradójicamente la defensa de una constitución impuesta desde los pasillos del mismo Poder Ejecutivo, que obliga a que los estatutos sean sometidos al tribunal constitucional para su implementación, no son sólo las personas (gobernadores electos) los que tienen la espada de Damocles en su cabeza, son todos los ciudadanos que ejercen el poder, los que quieran optar democráticamente a él, los que serán permanentemente acosados con leyes cortas, modificaciones del sistema judicial y otras vainas injustas que serán aplicadas con el único fin de acallar las Autonomías, plato demasiado fuerte y deleznable para un gobierno centralista y con visión de un socialismo estalinista que no permite el libre albedrío y la libertad de los pueblos.

Hoy esperamos y con total desconfianza de que esta Ley de Transición o Ley Corta, será la Ley definitiva de las Autonomías que el próximo 26 de julio recibirá un marco dorado que con ribetes de lujo será colgada a la testera del presidente y se la llamará la "LEY MARCO DE AUTONOMÏAS)