jueves, 27 de mayo de 2010

Res non verba (respondiendo a Franz Barrios)

fabian restivo
unfotografo@hotmail.com

Es (de cuando estudiaba latín) la frase que recuerdo con mas cariño. No por su significado, sino por la situación en que la memoricé de inmediato: El reverendo entró, nos miró a todos y dijo; "a ver quien recuerda lo que quiere decir… res non verba". Un compañerito de aula, de quien no recuerdo el nombre ahora, se paró y respondió en una sola voz " Las Vacas no hablan!".

La carcajada inundo el claustro y mi compañero fue a la dirección amonestado.

Éramos niños, ignorábamos las consecuencias de casi todo lo que hacíamos o decíamos.

Nos quedo claro a todos que la frase en cuestión significaba "hechos, no palabras.".

Acabo de leer el texto de Franz Barrios y retomo los hábitos de felicidad de no haber estudiado derecho. Hubiera corrido el riesgo de juntar una enorme cantidad de palabras que se contraponen con los hechos. Aun teniendo en cuenta que lo que dice el señor Barrios sea verdad (jurídica) la realidad muestra lo que sucedió. Y nunca la verdad consiguió modificar la realidad, por una razón muy simple: la verdad es intelectual y la realidad es fáctica. O sea, es un hecho.

De lo que creí entender, deduzco que el señor Franz Barrios, juntó sus latines, sus artículos con incisos y todo y se dispuso a defender con argumentos de escribiente a un par de tipos que obraron como si fueran niños. No por inocencia, sino porque pensaron que lo que decían o hacían, no tendría consecuencias. Cosas no menores, contrapuestas a la ley, la civilización y el estado de derecho: llamar a consultas fuera de la ley pero con dinero del estado, robarse la plata duplicando facturas, organizar y azuzar a la toma de instituciones con incendios, robos, golpes a policías y militares y otras delicadezas delincuenciales, suponiendo que gritando " autonomía autonomía " se salvarían de la cárcel.

Ahora bien, es cierto que ganaron las elecciones, pero eso es otro tema. No hay porque confundir el culo con las témporas. Los delitos por los que se los va a juzgar son anteriores a las elecciones.

El argumento de que la ley los persigue por opositores es un insulto a la inteligencia que un grupo de intereses decidió aceptar como bueno y lo defiende a capa y espada. La cuestión es ; si no hubieran delinquido, no serian perseguidos. Punto. No hay más. Y no es una cuestión de oposición o no. Hay una fila de oficialistas en la lista de la justicia, por diversos motivos, todos ellos delincuenciales, que también creyeron que lo que hacían no tenía consecuencias. Y también dijeron miles de palabras. Pero ganaron los hechos.

Ante lo que sucedió, justicia, nada más. Es hora de hacer silencio y ver como se defienden de los hechos que los incriminan.

Se me acaba de ocurrir una parábola a propósito de que Rubén Costas es tambero, y el "res non verba" seria un final gracioso. Pero también creo que podría tomarse como una falta de respeto…en fin…siempre tengo conflictos con mi sentido del humor.