miércoles, 30 de junio de 2010

AUTONOMÍA Y EMPODERAMIENTO

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

El Estado plurinacional entendido como una confederación de republiquetas, va a producir líderes con ambiciones feudales y sociedades sumisas y condicionadas a la voluntad de caudillos, será un mundo de los reinos, donde todos se ponen su corona. El ámbito espacial y/o territorial será determinante para la apropiación de los recursos que irán en beneficio de castas o grupos de poder indebidamente empoderados, el ámbito de las culturas será utilizado para hacer de las autonomías un fracaso que provoque el retorno al centralismo.

Sin embargo, no hay que perder de vista que en el desarrollo de la sociedad boliviana, nos hemos debatido en un sistema de democracia pre moderna, representativa y dominada por una cultura virreinal, excluyente y racista. Estos males ya descritos por muchos autores llevaron al país a un callejón sin salida, hasta que un proceso de acumulación de fuerzas de diversos sectores y clases sociales culminó con lo que era la República desde su fundación.

¿Qué pasó? , los males se repiten, por la voluntad expresa de quienes creen que el poder no es empoderamiento, que es simplemente ambición de reproducción del mismo para si mismos.

Simple y llanamente pasa lo que vivimos, porque no entendemos conceptos, no "socializamos" lo que es el bien común, el interés y la satisfacción de necesidades, no entendemos el libre albedrío para todos, hoy somos una comunidad de naciones al estilo de la comunidad que se formó luego de la caída del bloque soviético, y corremos el serio riesgo de que la historia se repita, de que muchas naciones tengan su propio Estado, de que algunas regiones dueñas de recursos hoy estratégicos se conviertan en la Georgia del ex bloque soviético, que desde el Estado imperial será castigada por exceso de autonomía.

Pasa que se ha empoderado de mala manera, sin entender el concepto. El concepto de empoderamiento se utiliza en el contexto de la ayuda al desarrollo económico y social para hacer referencia a la necesidad de que las personas objeto de la acción de desarrollo se fortalezcan en su capacidad de controlar su propia vida. Es decir que las personas sean capaces de organizarse, que sean capaces de lograr un cambio significativo en el desarrollo, cuestionando los patrones de poder existentes.

Pero más que nada que los sujetos sean actores activos y no pasivos, que sean actores legítimos. Que no sean actores cómplices de políticas de gobierno, por ejemplo: ¿qué autonomía, qué empoderamiento gozan los pueblos originarios del Oriente y guaraníes del Chaco, cuando reclaman lo que ellos consideran justo y los cocaleros del Chapare les dicen que van a enfrentar la marcha indígena, con el argumento de no permitir ningún tipo de traición al proceso de cambio?

El senador y dirigente cocalero Julio Salazar afirmó a La Razón que "he escuchado comentarios en Cochabamba, en el Chapare, cuidado que el pueblo se levante (contra la CIDOB), al ser una marcha ilegal, como traición a este proceso de cambio". ¿Qué tal el empoderamiento de don julio Salazar? ¿Y que de la autonomía y empoderamiento de los pueblos indígenas? ¿Acaso los indígenas no cuestionan los patrones de poder existentes? La consulta se ha empoderado como consigna, ante el abuso y depredación contra el medio ambiente, ¿será que con el mismo discurso el gobierno del cambio va a convencerlos en nombre del desarrollismo?

¿Y la Autonomía? La autonomía es un concepto que expresa la capacidad para darse normas a uno mismo sin influencia de presiones externas o internas. ¿Será Autonomía la de una región que se apodera de los recursos para beneficio de unos cuántos?, ¿será autonomía cuando se sufre de presiones externas con un fin político? ¿Será autonomía la acumulación de dinero por unos cuantos que de buena o mala manera se hinchan la billetera? ¿Cómo se puede ser autónomo si no se es capaz de tomar decisiones sin ayuda de otro?

Es tiempo de abordar el debate, la Ley marco de Autonomías, respetando los recursos que genera cada departamento, debe contemplar la repartición de los recursos por territorio y por población, es injusto que un municipio con 10.000 habitantes reciba lo mismo que otro con 350.000. Además que a título de autónomo no sea solidario con los demás habitantes que en el departamento están bajo la línea de la pobreza. No es justo que justos paguen por pecadores, no es posible que algunos se "empoderen" y sean tan poderosos que sean dueños de vidas y haciendas.