miércoles, 16 de junio de 2010

Países ricos sobre endeudados

Armando Méndez Morales
amendezmo@yahoo.es

Lo normal es que cualquier persona que no sea pobre ahorre en la medida que aumente su ingreso. Este planteamiento también vale cuando se habla de los países. Los que generan mayores ingresos igualmente deben generar los mayores ahorros. Sin embargo, esta elemental verdad no se cumple y desde hace rato. Las economías desarrolladas, con altos niveles de ingreso per cápita, son los que tienen el endeudamiento más grande cuando lo normal debía haber sido que estas economías fuesen superavitarias, de tal modo de financiar el déficit financiero de las economías menos desarrolladas.

El caso paradigmático, que es tema recurrente, hoy, es Grecia, una economía del tamaño de la Argentina, pero con un ingreso per cápita muy superior y que llega a los 28 mil dólares americanos y que tiene una deuda pública externa a PIB del 115 por ciento. Sin embargo, Grecia es solamente la punta de iceberg; hay países con una deuda aún superior y de la cual poco se habla, este es caso del Reino Unido que tiene una deuda externa total â€"no sólo pública- a PIB de ¡cuatro veces!; Francia casi dos veces, Alemania, 150 por ciento, Italia algo más del cien por ciento y EEUU casi el 100 por ciento. Como la economía norteamericana es la más grande del mundo, en términos de ingreso, la deuda externa de EEUU es la más enorme, representando el 31 por ciento de la deuda total mundial, seguida por el Reino Unido con una deuda que significa el 21 por ciento.

La deuda externa mundial representa un 75 por ciento de la producción de un año también mundial y América Latina hoy es marginal en este aspecto, únicamente participa con el 1.8 por ciento de esta deuda total. ¿Quienes son los acreedores de estos países occidentales desarrollados? ¿A quienes deben?: Se deben entre ellos, pero acreedores netos son los países asiáticos, quienes se proyectan como las nuevas potencias económicas que desplazarán a las economías europeas. Pero esta deuda seguirá subiendo porque tienen que financiar elevadas pensiones de jubilación, en el futuro, para lo que no cuentan con recursos.

Mientras Europa desarrollada no sabe como mantener, o modificar, el "Estado del Bienestar" creado por los socialistas light, durante todo el siglo XX, lo que con acierto calificó el premio Nóbel de Economía Milton Friedman, como la "utopía"; bienestar para el ciudadano garantizado por el Estado, "desde la cuna a la tumba". Este Estado benefactor trajo consigo el crecimiento constante del gasto público, altas cargas impositivas a las empresas y a los trabajadores, pero nunca suficientes para financiar el gasto, por lo que el déficit fiscal siempre fue crónico y, con ello, el endeudamiento público siempre creciente. Altos salarios y generosos beneficios sociales para los trabajadores europeos redujeron la competitividad de las empresas europeas, en favor de los nuevos gigantes de la economía, como lo son China e India, donde su gente trabaja por bajos salarios.

En el pasado no muy lejano América Latina estaba estigmatizada con lo que se vino en denominar la "crisis de la deuda externa", sin embargo, no tuvo la dimensión que, hoy, tiene el aprieto de los países ricos. Es cierto, algunos países de la región alcanzaron tasas de deuda muy elevadas, pero, en conjunto, la tasa más alta fue del 51 por ciento del producto de la región y que corresponde al año 1987. Hoy es sólo del 19 por ciento.