domingo, 11 de julio de 2010

ECOGRAFIA DE MELLIZAS

Carlos Hugo Laruta
chlaruta@hotmail.com

Se puede ya conocer detalles de los bebés aunque no hubieran nacido todavía. Y la ecografía política, nos permite describir algunos procesos aún sin haberse iniciado. ¿Cuál será la fortaleza de las autonomías departamentales cuando nazcan? ¿Intentaran asfixiarlas en su nacimiento? ¿Llegarán a ser una vía real hacia el desarrollo y el bienestar de sus ciudadanos? Depende, en parte, de lo que sus parteros hagan hoy. Veamos.

Dado que uno de sus padres, el MAS, no quiso a las criaturas desde su inicio, a través de su Ley Marco de Autonomías –que no parece solo marco sino marco-puerta y piso incluidos- tratará de que si nacen sean lo más pequeñas posible. No serán las bebés rozagantes y macizas que algunos deseamos pues sufren ya y sufrirán más cuando nazcan por el exceso de controles y normas centralistas, por una alimentación deficiente en ingresos económicos, y por una patológica voluntad de domesticarlas y aún eliminarlas que tiene su filicida padre. Las que nacerán, sin embargo, tienen rasgos de ser autonomías mínimas.

Ese será el apellido de esas autonomías –equivalente también a "tuteladas". Serán entonces, mínimas, pues aunque algunos departamentos –La Paz, por ejemplo- podría nacer con los kilos y la fortaleza institucional suficientes, la envidia y el temor frente a una hija no deseada harán que el oficialismo no le quiera poner un apellido adecuado, pues en el fondo desea que esa hija no pueda tener jamás posibilidades de desarrollarse. Pero aún mínimas y tuteladas nacerán y podrían tener –pronto y sin duda- mejores condiciones de vida, cuando su padre no esté ya en el Gobierno nacional.

Algunas de las autonomías mellizas, Tarija y Santa Cruz, parecen tener mejores condiciones y mejor físico para nacer. Pero las reacciones que muestra la ecografía del bebé La Paz son altamente preocupantes, pues se observan rasgos de un gobernador sumiso y sin iniciativa y también una asamblea legislativa departamental de rodillas. Y surgen preguntas atemorizantes. Entonces ¿para qué quisimos la autonomía en La Paz? ¿Fue solo una mentira el elegir un Gobernador propio, una asamblea propia si no vamos a avanzar nada en nuestro propio autodesarrollo y bienestar? ¿Cocarico será el eliminador de la débil autonomía paceña que le permitió ser el primer Gobernador de La Paz ?

La ecografía también nos muestra con nitidez y claridad que con la Ley Marco, la alimentación para las bebés tiende a debilitarlas quizá buscando su muerte. El presupuesto centralizado por el Ministerio de Autonomías y el Ministerio de Hacienda, controlan los grifos del alimento inicial de las autonomías mellizas. Ya ambos han indicado que no habrá más ingresos, y que un acuerdo sobre la platita se discutirá quizá el año 2011, quizá, aunque las bebés lo pidan para crecer según sus posibilidades. También se ve que no habrá redistribución de los ingresos nacionales para un desarrollo armónico y equilibrado entre mellizas departamentales, y en el mediano plazo no habrá aumento en la posibilidad tributaria para apuntalar mejor su propio crecimiento. El Gobierno central no les dará ni un peso más a las mellizas, pues aquél sigue necesitando dinero para sus viajes deportivos al Africa, para seguir abriendo espacios laborales a partidarios en empresas estatales ineficientes, y para la campaña política eterna del fracasado candidato a premio nóbel.

A la hora de hacer un balance global a través de la ecografía política, las mellizas parece que no será mortinatas. Si nacerán, quizá muy débiles, y tendrán reconocimiento constitucional, y nacerán sujetas a las cadenas del centralismo del Gobierno del MAS. Pero su horizonte de desarrollo es luminoso, pues cuando el oficialismo ya no esté en el poder –y parece que será pronto- las autonomías departamentales- podrán crecer y desarrollar según sus propias posibilidades, sin un poder exagerado que las asfixie y sin un envidioso padre que se asuste de quienes sin duda serán sus sustitutas en el poder autonómico gestado en respuesta a demandas históricas de los departamentos por un desarrollo equilibrado y armónico y en resistencia al exagerado radicalismo indigenista del MAS. ¡Las autonomías departamentales nacerán vivas ¡