jueves, 29 de julio de 2010

entre la COCA y el PODER TOTAL



¿Qué más podemos decir? ¿Debemos seguir fundamentando o argumentando lo que está a la vista de todo aquel que lo quiera ver?



Hace un par de días, en el centro de producción cocalera, en el Chapare boliviano, el Vicepresidente del Estado Plurinacional, Alvaro García Linera, explicaba la 5ª atapa de la Revolución del Socialismo Comunitario que están experimentando en Bolivia, buscando ahora EL PODER TOTAL. Ya definió García Linera semejante estrategia y su contenido en un documento apócrifo, cuya autoría se empeña en negar, aunque lleva su estilo y que fue distribuido hace seis años, apenas empezando el gobierno de Evo Morales y que vale la pena recordar, porque allí está la estrategia en origen, de los que están haciendo y lo que van a seguir impulsando: de victoria en victoria, hasta la derrota final.

La derrota, porque creyeron al principio que eso de nacer en el Chapare y desde las organizaciones productoras de coca sería solo un detalle anecdótico en el camino, sin aquilatar la importancia del hilo conductor del Cambio, que cristalizó antes que ellos, por su ubicación en el proceso productivo, como decía Carlitos Marx, otorgándole contenido de clase al Estado Plurinacional, enclavado en la ilegalidad del contrabando y el narcotráfico. Un Estado Lumpen, dominado y conducido por la escoria delincuencial, disfrazada de simpáticos aborígenes andinos, for export. ¿Cómo se le explica el asunto al ingenuo Presidente de Eslovenia Dr Janez Drnovšek, quien acompañó cariacontecido al coronador y al Coronado en semejante fantochada?
Nacen las flores y empiezan a verse los frutos: Valentin Mejillones Acarapi, el sacerdote que coronó en Tiawanaku al líder de los pueblos indígenas de Bolivia y del planeta entero, está preso porque lo encontraron (como a las hermanas de Margarita Terán, ahora libres gracias a su vinculación con Evo Morales) refinando 240 kg. de cocaína en su propia casa, familiares y narcotraficantes colombianos de por medio.

Todo converge: Religiosidad (el sacerdote andino, que Amauta se hacia llamar), ideología (el proyectista, que funge de Vicepresidente) territorio (desde el Chapare, centro de cultivo y producción, al PODER TOTAL), junto al Presidente vitalicio de las Federaciones de Productores de Coca (que ejerce eventualmente coronado, de Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia).



¿Qué más podemos decir? ¿Qué más podemos argumentar?