jueves, 29 de julio de 2010

“La quinta rueda del carro"

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Cuando el Dr. Víctor Paz Estensoro ordenó a sus matones propinarle una fuerte "pateadura" al líder sindical y Secretario Ejecutivo de la COB Don Juan Lechín Oquendo en pleno paseo de El Prado de La Paz, la sub cultura política de este país ya había acuñado la frase: "la quinta rueda del carro".

El MNR, partido triunfante después de los combates callejeros de abril junto a la policía nacional y los trabajadores fabriles, destrozaron las filas del "ejército de la oligarquía" y encumbraron al líder "del proceso de cambio" que seguía los acontecimientos desde un cómodo departamento en una céntrica Av., de la Gran Buenos Aires.

Juan Lechín, líder histórico de los trabajadores, "compartió" el poder con el MNR y aceptaron la presencia del "caudillo" obrero en calidad de" Vice" es decir en tanto que "la quinta rueda del carro" sin poder político real.

La sentencia se hizo "tradición". El Vice fue desde entonces la quinta rueda y su presencia fue nada más que un ornamento de previsión constitucional por si al "caudillo-presidente" algo le pasara en el ejercicio de sus funciones.

Desde entonces se desarrolló también la tradición de que el Vice se trasforma de pasivo adulador en supersecreto "conspirador" para desalojar al Jefe en medio de adulos, discursos reverenciales y demostraciones a veces histriónicas de una lealtad casi demencial.

La tradición fue dramáticamente fiel a los hechos; el Gral. Barrientos derrocó a Paz Estensoro ametrallando con vuelos rasantes a los escasos milicianos defensores de la Revolución en el cerro de Laikakota.

Desde entonces Barrientos gobernó desde el Palacio de Gobierno y Ovando desde el Gran Cuartel de Miraflores; fue la única época en que sin mandato constitucional compartieron la Presidencia uno al lado del otro hasta el accidente de Arque, cuando se habló de "magnicidio" sin prueba alguna.

En estos tiempos de proceso de cambio al parecer se ha borrado de un "decretazo" esta tradición "democrática" o se la ha constitucionalizado.

Para cualquier iniciado en la sociología política y/o la ciencia de la comunicación política es un hecho incontrovertible que en la balanza del mando actual del estado pluricultural el fiel está de lejos inclinado al Vice Álvaro García Linera.

No tiene otra explicación la consigna obstinada de hacer de este país y de su Presidente uno de los regímenes políticos y sociales más represivos y aislados de la comunidad internacional mientras Brasil y España después del Mundial brillan en las grandes ligas de la diplomacia mundial mediando en temas como el de Irán y su Plan Nuclear, el Oriente Medio, Israel Palestina y hasta el proceso de liberación de presos políticos en la Habana.

Entretanto en Bolivia se ha nombrado "juez cautelar" al avión de guerra T-33 y se ha castigado según reportaje de la prensa a todo el escuadrón por el fogonazo cuyo destino-objetivo fue el lujoso avión francés del Presidente Morales.

Como estaremos de susceptibles en esto de la "quinta rueda del carro" que el Presidente Evo ha ordenado investigar hasta a los "cocineros" de Palacio.