viernes, 30 de julio de 2010

LA VIDA TE DA SORPRESAS

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Parafraseando el estribillo de aquella emblemática canción "Pedro Navajas" de Ruben Blades, un clásico del género de la salsa, la fauna política nos alimenta cotidianamente de lecciones para ser aprendidas. Una de ellas, de reciente impostura, el escándalo de un súbdito alemán y su permanencia en filas del Ministerio de Gobierno con acreditaciones y memorándum como refrenda y corolario. Al ciudadano término medio no lo van a marear desmintiendo que este teutón nada tiene que ver con dicha cartera de estado. ¿Acaso vieron alguna vez un huevo cuadrado? (literalmente).

Al margen de este galimatías y alimentado oportunamente por el descubrimiento de un gurú occidental rápidamente apodado como el "Narcoamauta" de ocupación futurólogo, agorero, pitoniso y eventualmente posible narcotraficante, el escenario no podía ser más exquisito para hacer correr ríos de tinta y apariciones en televisión de cuanto comentarista, todólogo, analista y politólogo aparece para mantener su vigencia.. Un verdadero caldo de cultivo para emitir las opiniones, conjeturas y lecturas eufóricas de moros y cristianos, de parroquianos que se la creen todo y de los más secantes opositores.

Lo que sí vio toda la ciudadanía fue el comportamiento del ex viceministro saliente Gustavo Tarrico quien de la noche a la mañana se convirtió en un verdadero serafín respetuoso de los Derechos Humanos, dialogador, pacifista empedernido, respetuoso de la condición humana, comprometido con la democracia y vehemente militante del MAS…todo un animal político como el mismo se definió, apelativo que debe ser interpretado desde la visión de cada persona que entiende el significado de "animal" y "político". Semanas antes, drástico en sus declaraciones, tajante en sus afirmaciones, temerario en sus mensajes, degustando el poder que significa ser gobierno, este buen hombre sufrió una metamorfosis asombrosa, digna de un exorcismo y retorno a la vida con el espíritu limpio y santo.

Las últimas entrevistas en televisión, los que gustamos de estudiar e interpretar formas y modos de comportamiento, lenguajes corporales, acciones gestuales, pudimos decodificar las actitudes de este ex jerarca y lo vimos nervioso, temeroso, sacando fuerzas de la flaqueza, con la boca seca y quien sabe con una amargura y frustración interna difícil de ocultar. Qué difícil es ser humilde cuando se cae desde tan arriba. Las preguntas no faltaron desde diversos ángulos. La renuncia al cargo por "motivos personales" es un fácil recurso para no hablar cosas que no se deben decir por ser tan comprometedoras.

Definitivamente, el suscrito escribidor y articulista, hombre de derecho formado entre las lecciones del Materialismo Dialéctico y Materialismo Histórico, sintió pena y lástima por este político. Tengo la suficiente madurez y edad cronológica para aseverar que no existe la impunidad y que todos estamos sujetos al cambio repentino e inmediato del transcurrir de nuestras vidas. Poderosos meses atrás, hoy duramente cuestionados por inconductas, trapisondas, y posturas de "reyes chiquitos". El señor Gustavo Torrico seguramente necesita un chequeo médico cardiológico porque las emociones son traicioneras y cualquier momento ese poderoso órgano que bombea sangre puede revelarse a seguir trabajando en el cuerpo de un hombre tan particular.

Mientras tanto, parte de la letra de la canción Pedro Navajas dice:….

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida" Ay Dios!...
Pedro Navajas maton de esquina
quien a hierro mata, a hierro termina

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida Ay Dios!...
Valiente pescador, al anzuelo que tiraste,
en vez de una sardina, un tiburon enganchaste.

Bibliografía sugerida para el personaje de marras: "Santa Biblia" de Reina-Valera Hebreos 13:5 Dios ha dicho: "nunca te dejaré, jamás te abandonaré"