viernes, 16 de julio de 2010

LAS MORTINATAS

Carlos Hugo Laruta Bustillos
chlaruta@hotmail.com

Hace poco dijimos que las mellizas autonómicas (las 9 autonomías departamentales) nacerían vivas como autonomías mínimas en espera de una situación que les permitiera un mejor desarrollo. Esto ya esta ocurriendo. Pero las Autonomías Indígenas (AI), con la Ley Marco de Autonomías y la Ley del Régimen Electoral, son en realidad MORTINATAS. Suena feo el término, pero técnicamente se refiere a un ser que se esperaba que sobreviviera y que muere durante el nacimiento.

Estas mortinatas –las AI- son víctimas de una contradicción (plurinacional versus unitario) y una exageración mentirosa (autonomías indígenas con libre determinación), impuestas en el texto constitucional por el MAS desde la Comisión Visión de país de la Asamblea Constituyente, y que muestran la falacia de las conceptualizaciones esotéricas de algunos bienpensantes de la clase media alienada –como diría Franz Tamayo- que prefieren leer mas a Bourdieu y a otros que a la realidad nacional. Veamos.

1. La contradicción esta en la inviabilidad de la existencia de 2 realidades: lo plurinacional y lo unitario. Lo plurinacional del Estado Boliviano se expresa en la existencia de unidades territoriales donde las naciones y pueblos indígenas originarios campesinos (NPIOC) tienen libre determinación y pueden vivir con "su propio sistema político, jurídico, económico, religioso, cultural, etc.". Es decir se reconoce la diferencia cultural total y el derecho que esas NPIOCs tienen a la existencia política diferenciada del Estado.

A la hora de la guitarra, de la existencia práctica de lo plurinacional y lo unitario, a la hora de la verdad, los bienpensantes alienados se dan cuenta recién de que gestionar un Estado con tales y tantas supuestas diferencias es prácticamente imposible en Bolivia hoy, dado el grado de desarrollo de nuestro país y la necesidad de que se gestione el territorio y sus recursos naturales (a través del gobierno autonómico, la tierra, el bosque, los minerales, el petróleo, el gas, el agua, etc.) con un grado importante de coordinación estatal centralizada no contradictoria con las autonomías; es decir lo unitario se impone a lo "plurinacional".

La inicial disputa de Evo Morales con la Central de Pueblos Indígenas de La Paz (CPILAP) por el derecho a la consulta, la distribución de beneficios y/o la compensación por perjuicios (Declaración ONU de los Pueblos Indígenas, Ley nacional), inicia el desnudamiento de esa contradicción. El Gobierno del MAS tomó su decisión por lo unitario. Los indígenas habían ingenuamente creído de verdad en el Estado "plurinacional" y creían en su derecho a la autodeterminación. La pelaron, hermanos. El MAS los engañó. La cerrazón ante la CIDOB lo confirma. La contradicción plurinacional/unitario se resolvió. El Gobierno decidió ser unitario en la práctica de la gestión y en la Ley. Por ello, los indígenas desengañados saldrán de la ideología masista y también volverán a la realidad.

2. La exageración engañosa (AI con libre determinación como parte del Estado plurinacional) tiene su especificidad práctica. En UN nos llamó la atención (también a analistas, Brockman, Arias, Farfán, Reyes Villa y otros) la sorpresa de que solo 11 municipios transitaran hacia AI en la elección de diciembre de 2009. ¡ Es apenas el 3.3 % de los 335 municipios existentes! Hoy, cuando los numerosos pueblos indígenas de tierras bajas creen en la Constitución y la posibilidad de que sus varias TCOs, sus Distritos indígenas, y varios municipios puedan convertirse en AI con libre determinación, el MAS para sus orejas y se da cuenta de su metida de pata: exageró las cosas al constitucionalizarlo. Y llegó la hora de desnudar el engaño. La libre determinación no existe, la autonomía si. Exagerar las diferencias étnico-culturales (en base de la manipulación estadística de la mañosa pregunta del censo de 2001) para ofrecer libre determinación a las AI es engañar a los pueblos indígenas. Por eso, la figura real de existencia de las AI será la de un municipio autónomo intercultural. Habrá que ver ahora, si por temas de gestión y eficiencia en la inversión pública, los indígenas prefieren la AI o el municipio intercultural.

La contradicción se ha resuelto y el engaño se ha desnudado. El Estado "plurinacional" con "libre determinación" se va desmoronando de a poco.