miércoles, 21 de julio de 2010

Ley Marco de Autonomías Vs. Estatutos Autonómicos

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

La Ley Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD), contiene artículos que están siendo seriamente observados por la oposición y las regiones a través de los gobiernos departamentales, municipales y las naciones indígenas originario campesinas, pese a ello el Gobierno Nacional, seguirá adelante con la aplicación de esta norma, tal como lo ha venido haciendo con otras que no tienen vuelta por la mayoría con que cuentan en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Sin embargo la presión ya se está haciendo sentir, no solamente en los Departamentos de la "media luna", sino también en departamentos como Potosí y los municipios de La Paz y otros. Las observaciones se refieren a que se desconoce la vigencia de los estatutos autonómicos reconocidos en la Constitución y la Ley Electoral Transitoria. Los mismos deben ser sometidos para su revisión en las Asambleas departamentales, lo que implica que el tiempo para llegar a acuerdos, teniendo en cuenta que se necesitan 2/3, será bastante largo.

En Tarija el Estatuto Autonómico parte de la revisión y cambio de denominación de autonomías provinciales a autonomía regional o autonomías provinciales y regionales, más allá de esto, se deben ver las competencias y la transferencia de recursos para esas competencias desde el nivel del Gobierno Departamental Autónomo, hacia las diferentes poblaciones, respetando lo establecido por ley del 45% a la Provincia Gran Chaco. Sin embargo, en el análisis debemos partir de la solidaridad con poblaciones de la zona alta con altos índices de pobreza, para lograr desarrollo armónico.

Repetir el vicio del centralismo, que partiendo de las mayorías y de alianzas espurias ha postergado le desarrollo, ha beneficiado a grupos políticos de Norte a Sur y de Oriente a Occidente, ha producido que la democracia no termine de llegar como debe ser. Los asambleístas del oficialismo, ya deben dejar de ser marionetas de posiciones maximalistas y principistas, es imprescindible llegar a acuerdos, caso contrario la revisión del Estatuto Autonómico, será la aplicación de borrón y cuenta nueva, el Estatuto será a gusto del oficialismo y de los asambleístas del PAN que comparten la visión de los obsecuentes de Palacio de Gobierno.

Ojo, que una cosa es lo que dice la Ley y otras son las intenciones, la población del Chaco se está dando cuenta que a través de su dirigencia están siendo manipulados para la división del departamento, la población del resto del departamento está viendo azorada cómo se avanza en la confrontación entre regiones. Hoy el chaco sabe que con esta ley no se puede ir tan lejos como se lo hicieron creer, hoy los dirigentes chaqueños y de todas las provincias saben que pasa por la asamblea departamental, la inclusión de la autonomía regional y la autonomía indígena.

No es poniendo adjetivos, ni insultando a los pobladores que vamos a lograr la unidad departamental, no es posible que estemos aún escuchando que los tarijeños (Cercado) se han robado la plata, tampoco es posible que digamos que los chaqueños son separatistas. Ladrones y separatistas hay en todos lados, pero son la minoría y en este caso esas minorías no tienen voz ni voto, porque dañan la democracia y hunden en la miseria al pueblo y quienes hablan en nombre nuestro (los electores), se equivocan, no les hemos dado carta blanca para hacer lo que se les antoje.

Así las cosas, es hora que el Estatuto Autonómico sea aprendido en primer lugar por los asambleístas, que éste se socialice nuevamente, pero desde las organizaciones sociales. Asambleístas plurinacionales, sueltos de cuerpo auguran cambiar hasta un 80%, otros dicen, no se mueve una coma. Estas posiciones claras provienen del centralismo, de las mentes centralistas y cavernarias, que no son capaces de mirar adelante y avanzar en lo construido y siguen mirando el futuro por el retrovisor.

En el análisis se debe partir de que no se debe imponer el contenido de los Estatutos Autonómicos y Cartas Orgánicas, no se puede permitir la subordinación del ejercicio legislativo departamental a la Asamblea Legislativa, como así tampoco las autonomías deben estar subordinadas a entidades de control autonómico nacional. Este es el debate en nuestra asamblea departamental, a otro perro con el hueso de cambiar el estatuto Autonómico aprobado en referendo.

Se debe estudiar los recursos de financiamiento externo para que sean descentralizados, la creación de tributos especiales debe ser aplicado en las regiones, las autoridades electas no pueden ser removidas por petición "formal" de un fiscal a pedido de un Gobierno Nacional, la asamblea departamental debe discutir la defensa de la Constitución.

Por último la Asamblea Departamental debe luchar por la unidad del departamento, si la Ley Marco atenta contra la integridad territorial departamental extralimitando las facultades de la autonomía regional, debemos estar alertas porque el objetivo se habrá cumplido y los precursores de este desmadre seguirán sentados en esta Asamblea, representando a otro departamento y a otras regiones.