viernes, 9 de julio de 2010

Migrantes exitosos

Armando Méndez Morales
amendezmo@yahoo.es

¡Esto es una lección de economía libre de mercado! fue mi primera conclusión, cuando terminé de ver el film documental titulado: "Historias de migrantes bolivianos exitosos en la agricultura cruceña", que fue presentado el día 30 de junio del año en curso, por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), en sus ya acostumbradas reuniones de dialogo, su XXXIV versión, denominado "Foro Permanente de Diálogo con la Sociedad Civil".

Treinta y tres personas, de diferentes lugares de Bolivia, no cruceños, todos "originarios", son los protagonistas de la película, quienes relatan que llegando a tierras cruceñas, casi sin nada, pobres económicamente hablando, con el tiempo y luego de mucho trabajo, tesón y sacrificio, se convirtieron en agricultores muy competitivos; poco a poco introdujeron capital y tecnología, lo que les permitió aumentar su productividad, que con orgullo lo exponen. Cada uno de ellos es propietario de tierras, tiene muchos camiones de alto tonelaje para el transporte de lo que producen, tienen tractores y diversa maquinaria agrícola moderna. Sus hijos poseen títulos universitarios. Seguramente muchos de ellos tienen un patrimonio que supera el millón de dólares, que lo obtuvieron honradamente, producto de su tesonero trabajo.

Y todo esto fue posible porque esta gente operó con las reglas del mercado, las cuales, de inicio, se basan en derechos de propiedad que pueden intercambiarse libre y voluntariamente. Cuando los mercados operan de esta manera quiere decir que está en acción las cuatro fundamentales libertades económicas, que son: el libre comercio de bienes, de servicios, de capital y de trabajo. Esta maravillosa gente comenzó su vida económicamente productiva ejerciendo la libertad de trabajo, cuando decidió emigrar de su lugar de origen, que no le ofrecía futuro, hacia las tierras cruceñas. Sostener que la gente es libre de trabajar en lo que quiera, con la sola condición de ser apto para ello, significa que puede moverse de un lugar a otro, ya sea al interior de un país o hacia otro país. La migración es un factor más que explica el desarrollo económico de los pueblos.

La película es una explicación concreta de por qué Santa Cruz ocupa el primer lugar en la producción agropecuaria del país, con una participación del 44 por ciento del total nacional, -seguida de lejos por Cochabamba (14%)- lo que también revela por qué es la región que tiene el índice más bajo en cuanto a pobreza. La pobreza en Bolivia predominantemente tiene rostro rural. El producto per cápita urbano es de cuatro veces superior al que rige en el campo.

Pero no solamente que Santa Cruz tiene exitosos productores agropecuarios, como los expuestos en la película, sino que también ha dado ese maravilloso salto a la agroindustria. Hablar de esto en Bolivia es hablar de Santa Cruz, ya que el 95 por ciento de la producción agroindustrial total de Bolivia está ubicada en esa bella tierra.

El film también enseña que este grupo de agricultores exitosos, hasta ahora enfrenta limitaciones para su expansión, por la falta de caminos e insuficiente diessel; la primera tarea de ineludible responsabilidad del Estado y también la segunda, porque así éste lo ha dispuesto.