domingo, 25 de julio de 2010

RE: ¿Guerra?

Oscar Simoreal
simoreal@hotmail.com

Según un amigo colombiano la vaina no es si hay guerra o no hay guerra. La vaina es como Uribe jode a Santos (Juan Manuel Santos, presidente electo). Todo el mundo sabe que más allá de las fronteras colombianas hay campamentos de la guerrilla. Pero si el mejor ejército de América Latina, el ejército colombiano, no puede atrapar a la guerrilla dentro de su territorio, ¿por qué lo van a hacer ejércitos menos estructurados? Sobre todo cuando en los territorios vecinos no "delinquen", se refugian en la selva y vuelven a pelear a Colombia. Eso lo sabe todo el mundo desde hace mucho, mucho tiempo.

No voy a decir nada del presidente Chávez, (es un brabucón, un ególatra y un mal gobernante que se mantiene en el poder porque a los venezolanos les da pavor votar por los candidatos de la oposición). Pero si les voy a refrescar algunos datos sobre el presidente Uribe. Alvaro Uribe Vélez todavía figura hoy en la lista de la DEA con el número 82 de los narcotraficantes más perseguidos
(http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB131/index.htm).

Durante su mandato, y hasta el momento, se han recuperado los cadáveres de más 2000 falsos positivos (civiles que fueron asesinados por el ejército para que 1- algún mando consiguiese ascensos o beneficios económicos; 2- para hacer creer que la guerra contra la guerrilla iba viento en popa.

Durante su mandato se llenó de cadáveres (aún continúan los trabajos de exhumación e identificación) la fosa común más grande de América Latina.

Durante su mandato coincidieron en diferentes cárceles de Colombia hasta 52 políticos del nivel más alto de la "cuerda" de Uribe por diferentes motivos, pero fundamentalmente por paramilitarismo.

El paramilitarismo consiste en dejar al "pez sin agua", es decir, a la guerrilla sin campesinos. La estrategia la diseño Fidel Castaño, el hermano "listo" de Carlos Castaño, también desaparecido como él, solo que el primero fue asesinado por las FARC y el segundo por el único hermano varón vivo que le queda al clan Castaño, Vicente Castaño (obviamente, en Paradero Desconocido).

Desde 1988, más o menos, diferentes miembros de las FF.AA. han colaborado con los paramilitares (al menos eso piensa la ONU, la OEA y algunos de los Fiscales Generales de la Nación (Colombia) que han pasado por el cargo desde entonces. Lo bueno de dejar al "pez sin agua" es que los "luchadores por la liberación de Colombia" del flagelo comunista (es decir las AUC, Autodefensas Unidas de Colombia (paramilitares) se pueden apropiar, tras la expulsión de los campesinos, de las tierras que que ellos habían urbanizado. Por ejemplo, Salvatore Mancuso, quien heredó las AUC tras el asesinato de Carlos Castaño, consiguió en 4-5 años una "finquita" de más 60.000 hectáreas. Los desplazados de esas tierras, unos 100.000 individuos que viven refugiados en las ciénagas de Cartagena de Indias, todavía no se atreven a decir quienes les desplazó, y si lo hacen culpan a la guerrilla a pesar de que las tierras de las que fueron desplazados está formalmente inscritas a nombre de Mancuso.

Actualmente Salvatore Mancuso esté extraditado en los EE.UU por narcotráfico. Para el presidente Uribe, la vida de los colombianos que murieron y los miles de desplazados por las acciones de Mancuso, valen menos que las penas de narcotráfico, por eso, y por presión de los EE.UU permitió la extradición de su antiguo "amigo".

Para reforzar la política de dejar al pez sin agua y asegurar la posesión de la tierra a los paramilitares, la administración Uribe, en una de sus primeras actuaciones, fue promulgar una ley que les aseguraba a los paramilitares las tierras que habían incautado. Dicho así suena muy mal. El caso es que dicha ley impide a un desplazado reclamar sus tierras tres años después de haber sido expulsado de ellas. Con diferencia Colombia es el país de América Latina con más desplazados.

En el haber del presidente Uribe están la disminución del número de muertos que paso de más de 38.000 homicidios al año en el 2000 (el entró a gobernar en el 2002) a los 26.000 de hace un par de años. Sigue siendo record mundial para países en los que disque no hay guerra, pero la rebaja es sustancial. Sin embargo, han subido el número de desaparecidos.

Según mi amigo, una parte importante de la disminución se debe a que los paramilitares han rebajado su pulsión asesina (desde la década de los 80 la mayor parte parte de las masacres son achacadas, según la ONU, a los paramilitares) y porque han decidido utilizar la sierra mecánica.

Los individuos que aparecen descuartizados pasan a ser desaparecidos hasta que Medicina Legal los identifica, les pone nombre y los pasa a la lista de homicidios. Dada la situación económica de ese departamento dependiente de la fiscalía, y que los intereses del fiscal Osorio, que coincidió con el primer mandato de Uribe, van más bien hacia el lado de los paramilitares, los individuos descuartizados por la sierra mecánica pasarán mucho, mucho tiempo en la lista de desaparecidos antes de que sean identificados y pasados a la lista de homicidios.

El presidente Uribe, según mi amigo colombiano, lo que busca en saturar de trabajo "diplomático" al nuevo gabinete y así el seguir mangoneando en la política interior y evitar que se inicie un proceso contra él en la Corte Penal Internacional.

Y el presidente Chávez, como buen estadista (esto está dicho con la más alta ironía) ha entrado a trapo como un morlaco de casta.