viernes, 20 de agosto de 2010

Aeropuerto internacional para Oruro

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

Aeropuerto SI; pero uno que sirva para hacer viable el proyecto de vinculación de la economía boliviana - desde Oruro - con el mundo.

El aeropuerto internacional que requiere Oruro, no es para que el presidente nos visite en su nuevo avión; se trata de una de las principales infraestructuras que puede hacer viable convertir a Oruro en el centro de vinculación del comercio exterior de Bolivia con el mundo.

Oruro, durantes décadas ha luchado por que se construyan los caminos carreteros, el Oruro–Pisiga y el Oruro –Ancaravi–Tambo Quemado, que nos vinculen con los puertos de pacifico, asumiendo que la mediterraneidad que nos enclaustra, no puede y no debe ser suficiente argumento para mantenernos al margen de la economía mundial. En ese sentidito, Oruro siempre ha sido el abanderado de las iniciativas que miren con mayor interés el aproximarnos a los puertos del pacifico. Hoy en día, a diferencia de 4 o 5 décadas atrás, el mercado del pacífico, ese al que debemos integrarnos, es el principal y mayor mercado del mundo.

Los hechos los prueba. Mientras nuestra débil economía, se debate en mejorar sus niveles de producción gasifera y minera, pretendiendo hacer de estos dos rubros, la fuente de su ingresos para solventar los "bonos" que no pueden sacarnos de la pobreza, los países del continente (Perú, Chile, Argentina. Colombia, Ecuador, Uruguay y, ni que decir de Brasil, están empeñados en acrecentar sus relaciones comerciales con el Asía, entendiendo que el mercado del pacifico, se constituye en el principal destino de sus exportaciones.

En ese mismo sentido, Oruro fue el pionero en plantear la necesidad de instalar una Zona Franca, que se constituya en el centro de las operaciones comerciales de la economía boliviana con el mundo; sin embargo, los celos y mezquindades de otras regiones, han acabado propiciando e implementando zonas francas en todas parte, ocasionado que ninguna de ellas se constituya en un verdadero puente de comercio. Después de la Zona Franca de Oruro, aparecieron como "hongos", otras situadas en El Alto, Pando, etc., etc.

En los últimos años, finalmente los orureños hemos soñado con instalar el Puerto Seco, como un establecimiento que impulse y facilite el comercio internacional de nuestro país con el mundo; sin embargo, la falta compromiso con los intereses regionales y una nula capacidad de ver las cosas con proyección, por parte de las autoridades locales y nacionales del actual esquema político que gobierna, han ocasionado que en más de 5 años, este proyecto (el Puerto Seco) no cuente aún, ni con el estudio a diseño final.

Ese es el contexto en el que debe analizarse el proyecto de un aeropuerto internacional para Oruro. Los orureños no queremos una pista de aterrizaje para que esporádicamente nos visite el presidente de la república en su nuevo avión de 38 millones de dólares; requerimos un aeropuerto internacional para que, vinculado a los otros proyectos, caminos Oruro –Pisiga y Oruro –Ancaravi –Turco –Tambo Quemado, Puerto Seco, Parque Industrial, Zona Franca, sumados a la intensa actividad comercial que se produce en nuestra ciudad y la vinculación carretera y férrea que contamos con los departamentos del norte, centro y sur del país, permitan finalmente hacer posible que Oruro se constituya en la "puerta de salida y entrada de la economía de Bolivia con el mundo". Esa es la justificación para que luchemos por un verdadero aeropuerto internacional. Por eso el aeropuerto que requerimos no es una pista más; se trata de uno de los componentes que en articulación con los otros factores señalados, pueden hacer viable la incorporación de la economía boliviana en el mundo globalizado.

Bolivia, como todos conocemos, tiene varios problemas estratégicos no resueltos que impiden su incorporación al desarrollo. A la pobreza y desigualdad, así como a la baja producción y productividad, se suma otro fundamental que esta relacionado con nuestra extremada lejanía de la economía mundial. Unos y otros problemas, están fuertemente relacionados y deben ser encarados, asumiendo que sólo políticas públicas orientadas a mejorar nuestra producción y productividad, aprovechando los recursos naturales que disponemos y nuestra extraordinaria ubicación geográfica (centro de Sudamérica) en el marco de una economía globalizada a nivel mundial, pueden permitirnos resolver los niveles de pobreza y desigualdad. En todo esto Oruro juega un rol fundamental. Se constituye en la región más próxima a los mercados del Pacífico y debiera impulsarse decididamente desde el nivel central y las demás regiones (departamentos) que los proyectos que configuran, hacer factible nuestra incorporación a la economía mundial.

Por supuesto que los propios orureños, no podemos ser los promotores para que este sueño de desarrollo que no sólo beneficia a nuestra región, sea nuevamente fondeado, como sucedió en el pasado.

Aeropuerto Internacional para Oruro, no es un capricho, es una necesidad.