miércoles, 18 de agosto de 2010

CARRO BOMBERO

ESTEBAN FARFÁN ROMERO
estebanfarfanromero@yahoo.es

El día martes (17/08/10), en Yacuiba se ha producido un incendio (Hrs. 10:00) en una librería con daños importantes en el material de papel, aunque no se ha registrado efectos personales porque los propietarios no se encontraban en el inmueble. Los vecinos hicieron de bomberos improvisados, y apagaron el incendio. Los policías se llenaron en el lugar pero sólo con su presencia. La cisterna del Gobierno Municipal llegó cuarenta minutos después cuando se apagó el incendio, la gente protestó airadamente.

El día miércoles (18/08/10), en Yacuiba se ha producido una explosión en una casa céntrica (Hrs. 17:00) con daños materiales muy importantes, registrándose personas afectadas con quemaduras y lesiones, pero sin resultados fatales. Nuevamente los vecinos de forma improvisada hacen de bombeos, apagan el incendio producido, la policía llega sólo con efectivos con las manos vacías. Nuevamente una cisterna de áreas verdes del Gobierno Municipal llega después de media hora. La gente rechifló.

Se vienen tiempos de calor e incendios forestales (chaqueo) que podrían nuevamente desnudar la falta de un carro bombero y su cuerpo de personal especializado para este tipo de emergencias. No es la primera vez que sucede este tipo de situación. Ya se registran varios, y las reflexiones, rabias, demandas, gritos desesperados, broncas contenidas se revelan justo cuando la desgracia visita, pero de ahí no pasa más nada. Se hicieron kermesse, rifas, aportes voluntarios obligatorios en la terminal de Buses pro Carro Bombero, promesas electorales, y nada. Nadie sabe dónde está el dinero de esas nobles iniciativas.

A las autoridades municipales les resulta, políticamente, más conveniente gastar 25.000 dólares en un espectáculo de lujo con artistas caros, que comprar un carro bombero que sólo sale a las calles cuando hay desgracias y después nadie se acuerda. En cambio un espectáculo de éstos, hace que ellos aparezcan en el escenario muy orondos, y se pavoneen con discursos aburridos, mostrándose como los proveedores de la felicidad fútil de la gente. Eso en la vieja Roma se llamaba circo, y funcionaba, porque genera anestesia social.

Si sumariamos lo que se gasta sólo pagando artistas caros, podríamos haber tenido suficiente dinero para la compra de un carro bombero. Veamos. Vino el Chaqueño, luego la Sole, después Luciano Pereira ($us. 25.000 cada uno), ahí tenemos 75.000 Dólares, según un caché medio. Si añadimos a eso lo que se gastó con las diversas versiones del Festifront ($us. 40.000 cada uno); tres, ahí son 120.000 Dólares. Entonces, juntando tenemos 195.000 dólares americanos. ¿Alcanza? Como no sólo con un carro bomberos resolvemos el problema, requerimos un cuerpo de personas entrenadas para enfrentar este tipo de contingencias. Así que habría que buscar otros recursos. Por ejemplo yo no sé que hará la Asamblea regional mientras no exista el Ejecutivo Regional. Se especula que se le asignará 4.5 millones de Bolivianos. Yo opino que se debería suspender la Asamblea Regional hasta que las leyes pongan en Derecho las cosas, y con ese dinero que se pagaría sueldos a los asambleístas y a la burocracia que no producirá nada importantes mientras tanto, se destine los mismos al pago de este cuerpo de bomberos.

Eso no significa que no estoy de acuerdo con los espectáculos abiertos, sino que debemos priorizar los asuntos en base a las necesidades urgentes y no a conveniencia de los políticos de turno. Un poco de gestión de parte de nuestras autoridades, no le haría nada mal a Yacuiba.