martes, 31 de agosto de 2010

¿DONDE ESTÁ LA UNIVERSIDAD?

Roberto Márquez
rbtmrquez@yahoo.com.br

A propósito de las protestas presupuestarias de la Universidad Juan Misael Saracho, contra el gobierno del MAS, sobre el mísero 2% y 6.7% para las llamadas pequeñas como de: Pando, El alto y Siglo XX. Resulta que la dádiva gubernamental está en función a otras prioridades estatales, frente a la proposición universitaria "inconsistente, negociable y dúctil". Con resultado sospechado.

Es ya un hecho demostrable, el Estado Plurinacional no se preocupa -en la práctica-, por la educación en general, como lo hace para reforzar financieramente los costosos aparatos represivos del Estado, programas gubernamentales con dudosos resultados como: "Evo Cumple…", costosas y caprichosas adquisiciones gubernamentales, caso ex - avión del Manchester United, hoy Avión Presidencial, deleite pequeño burgués.

Hablando de Universidades: ¿Qué hace la universidad con su "autonomía universitaria"?... Varios estudios e investigaciones realizados desde 1971 a 2008 por el suplemento educativo del periódico británico The Times y la Universidad Jiao Tong de Shanghái, una de las más antiguas y prominentes de de la República Popular China, revelan una pésima nota a las universidades latinoamericanas en conjunto, en la que hay una sola universidad de la región que aparece en esa lista y está casi al final de entre las 200 mejores universidades del mundo: en el puesto 195. Es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) un monstruo de más de 275.000 estudiantes, que recibe del Estado mexicano 1.500 millones de dólares por año; (aprox. 8/15 veces del total del presupuesto boliviano) frente a la única universidad boliviana, la cochabambina UMSS, cuya situación a nivel mundial queda muy relegada en la posición 2.504

Jeffrey Puryear, uno de los máximos expertos internacionales en temas de educación en América latina, y funcionario del Diálogo Interamericano, un centro de estudios en Washington D.C. expreso a la prensa: "No me extrañan para nada los resultados generales del sondeo", "Gran parte de las universidades latinoamericanas son estatales, y los gobiernos no les exigen mucho en materia de control de calidad. Y cuando intentan exigirles calidad, las universidades se resisten escudándose en el principio de la autonomía universitaria", agregó.

Según todos los estudios comparativos, los países latinoamericanos invierten menos en Educación que los de Europa y Asia. Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia e Israel, por ejemplo, destinan alrededor del 7 por ciento de su producto bruto anual a la educación. Los países de la ex Europa del Este invierten alrededor del 5. Comparativamente, México destina el 4,4; Chile el 4,2; Argentina el 4; Perú el 3,3; Colombia el 2,5 Guatemala, el 1,7 y Bolivia 2%. (¿?)

"…Y no sólo gastamos menos, sino que la gastamos mal", casi la totalidad del presupuesto universitario se destina a pagar salarios. Según un estudio del Banco Mundial, entre el 80 - 90 por ciento del gasto público en las universidades es para pagar sueldos de personal actual y jubilado. Como resultado, el sistema universitario padece de "baja calidad", con universidades sobre pobladas, edificios abarrotados, carencia de equipos, materiales de instrucción obsoletos e insuficiente capacitación y dedicación de los profesores. Todo ello versus pobreza investigativa, en la actualidad un problema institucional, comparado con un conocimiento científico, teórico y metodológico muy pobre.

Tantas vidas expuestas y sacrificadas por la democracia y la autonomía universitaria, merecen una mejor y expeditiva respuesta del conjunto de los pilares de la universidad, respecto a la política miserable del Estado Plurinacional respecto a su visión de la educación superior. La universidad debe cumplir con su rol que trazó con mucho esfuerzo y dedicación; pero sobre todo debe alzar las banderas rebeldes de la ciencia y la tecnología al servicio del pueblo.

La universidad que soñamos los bolivianos hasta hoy no la encontramos…