martes, 31 de agosto de 2010

Los Mismos de Siempre

Armando Alvarez
aralar3@gmail.com

Al parecer, el gobierno viene logrando acuerdos con determinados sectores de trabajadores - haciendo promesas cuyo cumplimiento no se encuentra respaldado técnica ni financieramente - a fin de obtener apoyo para reformar el actual sistema de pensiones. Por supuesto que, toda mejora que se pretenda introducir en el sistema de pensiones para ampliar el universo de beneficiarios y mejorar las rentas de jubilación es bienvenida, en la medida en que sea sostenible en el tiempo.

Entre las promesas que vine haciendo el gobierno está el pago de jubilaciones por determinados montos que se financiarían con los aportes que va a realizar el propio trabajador a su cuenta individual y de no alcanzar estos para recibir una jubilación por el monto determinado, el faltante, se financiaría con recursos a ser aportados por otros trabajadores, tanto dependientes como independientes, que tengan un total de ingresos (salario, más rendimientos de sus inversiones, más alquileres percibidos, más cualquier otro ingreso) superiores a los 20 salarios básicos y en adición al aporte que deben realizar a su propia cuenta individual. Se financiaría también con un aporte patronal de entre el 3 y el 5% sobre el total de la planilla salarial y un porcentaje de las primas que pagan los trabajadores y los empleadores para cubrir el riesgo común y riesgo profesional, respectivamente.

En otras palabras, quienes van a financiar la pensión solidaría (ese monto faltante) serían los mismos de siempre, los trabajadores y empresas que cumplen con sus obligaciones fiscales y sociales. Pero qué pasa con los trabajadores y empresas informales?. Es justa y equitativa una medida que pretende ampliar el universo de trabajadores beneficiados - entre ellos los que están en el sector informal - pero en lugar de ampliar también el universo de aportantes pretende cargar el costo de esa medida sobre los únicos que cumplen con sus obligaciones?. Si el gobierno no está dispuesto a tomar medidas para que los informales también contribuyan, no debería el Estado asumir parte de ese costo aplicando fuentes que no recaigan sobre los mismos de siempre?.

La forma de financiamiento de la pensión solidaria que propone el gobierno fomenta la informalidad, ya que incrementa el costo (mayores aportes) de las empresas y trabajadores formales. Consiguientemente, a menores empresas y trabajadores formales, las fuentes de financiamiento de la pensión solidaria no solamente no van a crecer, se pueden incluso reducir, con lo cual, el pago de la pensión solidaria tiene muy pocas probabilidades de ser sostenible en el tiempo.