martes, 14 de septiembre de 2010

El modelo cubano

Aitor Iraegui
iraegui@hotmail.com

Dice Fidel Castro que el modelo cubano no funciona. Lo malinterpretan. En realidad dice Fidel Castro que el modelo cubano no funciona, pero lo que quiere decir es que el Imperialismo es lo que no funciona. Nadie había entendido su ironía. No sólo no la hemos entendido afuera, es que tampoco la han entendido los propios cubanos. Quizás es porque los cubanos son unos comemierdas. No lo digo yo (yo ni siquiera lo creo) pero así lo dice Fidel Castro. En realidad lo dice Joaquín Sabina, que en su bibliografía (Sabina, J. y Menéndez, J. 2006. Sabina en carne viva. Buenos aires: Random House. Pág. 200) cuenta que Fidel Castro le dijo que los cubanos "son unos comemierdas". Sabina es un férreo defensor de la revolución cubana y amigo personal de Fidel Castro, así que no tiene por qué mentirnos. Claro que cuando Fidel le dijo a Sabina que los cubanos eran unos comemierdas estaba siendo irónico y lo que en realidad quería decir es que los imperialistas son unos comemierdas. A buen entendedor.

Medio millón de cubanos se van a quedar sin trabajo porque el Estado cubano se ha dado cuenta que tiene demasiados empleados. Sólo ha tardado 51 años en percatarse. Más vale tarde que nunca, han debido pensar. En cualquier caso, la Revolución ha decidido mandar al 12% de sus funcionarios a la actividad privada, a la selva capitalista, al todos contra todos, a la explotación del hombre por el hombre. Quedarse sin trabajo en duro en cualquier parte, pero aún más en una economía donde el Estado lo maneja todo. Previsor, el gobierno revolucionario ha sacado una lista de las actividades privadas que los nuevos desempleados cubanos podrán ejercer. La lista es larga y comprende 124 actividades permitidas. Todas son del mismo tenor, actividades que te impiden ganar el suficiente dinero como para convertirte en un mal ejemplo para el resto de sus compatriotas (al menos para los compatriotas que aún viven en Cuba, porque los de afuera ya están maleados y no tienen salvación ). A modo de ejemplo transcribo algunas: 1.- Afinador y Reparador de Instrumentos Musicales; 2.- Aguador (el que transporta agua utilizando diferentes medios de su propiedad y cobra por este servicio, no incluye la venta de agua en vaso); 5.- Alquiler de Caballos Ponéis, con Fines de Recreación Infantil; 12.- Boyero o Carretero; 17.- Coche de Uso Infantil Tirado por Animales Menores; 18.- Comprador- Vendedor de Discos Musicales Usados; 27.- Desmochador de Palmas; 28.- Elaborador Vendedor de Carbón; 29.- Elaborador Vendedor de Yugos y Frontiles; 37.- Forrador de Botones; 47.- Limpiabotas; 60.- Parqueador Cuidador de Equipos Automotor, Ciclos y Triciclos (incluye las motos. Sólo puede prestar el servicio en áreas de su propiedad); 68.- Piscicultor (para crías de peces no comestibles y venta a personas naturales. No incluye la producción y comercialización de peceras, ni de accesorios para esta; 80.- Productor Vendedor de Piñatas y otros Artículos Similares para Cumpleaños Infantiles; 93.- Reparador de Colchones (no puede producir ni comercializar colchones y muelles para estos); 103.- Reparador de Paraguas y Sombrillas; 122.- Carretonero.

Capitalismo de baja intensidad. Lo malo de la lista es que también deja en evidencia lo que hasta ahora estaba prohibido, como por ejemplo vender frontiles o trabajar de manera privada en el mundo del forrado de botones. También explica lo que va a seguir estando prohibido, como vender agua en vaso, cuidar triciclos fuera del área de tu propiedad, fabricar muelles de colchones o vender peceras.

Curiosamente, una de las instituciones al parecer más entusiasmadas por los despidos masivos ha sido la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), es decir, el único sindicato cubano. Los ingenuos hubieran esperado alguna palabra de queja, algún atisbo de defensa de los intereses de sus bases, pero no, para nada, ¿qué importan unos cuantos cientos de miles de trabajadores cuando lo que está en juego es el futuro de la revolución?, han debido pensar. Por ello, la CTC ha hecho un pronunciamiento en el que afirma que "En correspondencia con el proceso de actualización del modelo económico y las proyecciones de la economía para el periodo 2011-2015, se prevé en los Lineamientos para el año próximo la reducción de más de 500 000 trabajadores en el sector estatal y paralelamente su incremento en el sector no estatal". Ni una palabra de consuelo, ni un espacio para la conmiseración. Es decir, que se jodan. Con un sindicato así, muchos agradecerán la oportunidad de poder dedicarse a la noble función privada de desmochar palmas o de reparar paraguas y sombrillas.