miércoles, 15 de septiembre de 2010

JUSTICIA, (PARA ALGUNOS)

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

La prensa local y nacional, está siendo invadida estos días por dos temas de crucial importancia y que tienen que ver con los derechos de las personas y el Estado de Derecho, nos preocupa en este jirón patrio, la marcha de la Gobernabilidad del Gobierno Departamental y la pretendida conculcación al derecho de expresarse de las personas y los medios.

De acuerdo a cómo se van desenvolviendo los acontecimientos, estamos siendo avasallados por una lógica de la confrontación, la vendetta política y el cuoteo partidario al que aspiran la nueva élite encaramada en el poder y una muchedumbre hambrienta que ve en el aparato estatal nacional y de la gobernación una salida a la crisis económica que no ha sido capaz el Gobierno Nacional de enfrentar y solucionar.

La Gobernación del Doctor Mario Cossío Cortez, que en realidad es decisión soberana del pueblo, viene siendo sometida por un ataque virulento y perfectamente sincronizado de parte del masismo nacional y departamental en alianza con un panismo indolente con la población y que pretende hacer del departamento, una región en crisis económica que lleve a las personas a actuar de manera desesperada a pedir el cambio de las autoridades legítimamente electas.

El ataque propio del fascismo criollo al mejor estilo anti udepista viene sincronizadamente digitado desde altas esferas, primero la discusión en la Asamblea del POA, idas y venidas, algunos descuidos "involuntarios", "omisiones", distracciones confesadas para lograr otros objetivos. Por otro lado Cooptación del masismo mediante prebendas a sectores laborales de la gobernación, chantaje, traición y corrupción, no denunciada pero evidente en entidades descentralizadas, con líderes ahora confesados de aliados gubernamentales.

Todo lo anterior está matizado en la coyuntura actual con la mordaza a los medios que se atrevan a difundir opiniones contrarias al régimen bajo el denominativo de una ley antirracista que será capaz de juzgar y cerrar medios por el simple hecho de difundir ideas que inciten a la violencia, de una manera muy subjetiva, por ejemplo, no se podrá decir que hay que hacer una resistencia a un Gobierno que se dice a si mismo indigenista. Esto será violencia racial, porque el aparato judicial (ya no PODER) estará en manos de quien interprete

"No se debate por los términos. Lo definirá quien se sienta afectado por estas acciones verbales o físicas, o si le afecta a la dignidad. Por ejemplo, si leo un titular en el que siento mi dignidad de mujer afectada, tengo el derecho de apelar a la Constitución y normas para seguir un proceso. Tendré que probar que afectó mi dignidad y el otro tendrá que defenderse." Esto dice Doña Gabriela Montaño Honorable Senadora. Así será muy fácil acallara los medios yo me puedo sentir afectado en mi dignidad por leer que los blancos tienen menor inteligencia emocional. Así veinte mil juicios hasta cansar al medio y agotarlo económicamente o clausurarlo definitivamente de acuerdo al humor de quien interprete la ley.

La lógica es la misma, el desgaste, el deterioro de la imagen, miente y miente que algo queda, el aparato es el mismo, todos dispuestos a condenar para no ser condenados, esta es una guillotina que cae de arriba abajo y cuidado que también va de abajo hacia arriba, para quienes se atrevan a ser ecuánimes y respeten el debido proceso, se vienen cientos de juicios. Éste no debe gobernar, no le demos tiempo de que haga gestión, hoy basta la acusación al estilo Tapacarí donde tres hermanos son ajusticiados, previa tortura y vejámenes.

Y la oposición, simplemente no existe, está siendo ajusticiada, algunos buenos, otros malos de veras, los más los tontos útiles, hasta algunos arribistas que hoy fungen de aliados por permitir una constitución y una reelección que supuestamente les permitiría un buen juego de cintura, ahora muchos de ellos ya olvidados se debaten entre rogar que los olviden o morderse los dientes por haber hecho las cosas mal. En estos bicentenarios sin saber por qué y con más pena que gloria, se habla de Golpe de Estado a Gobiernos legítimos y democráticamente elegidos.