miércoles, 29 de septiembre de 2010

La debilidad congénita del caudillismo

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Es la ausencia de institucionalidad de su "sistema", que se alimenta de la sumisión perruna al "Jefe" (con disculpas a la fidelidad de los perros) investido de "legalidad" generalmente emanada en estos tiempos de una Constitución sin consenso que garantiza la reelección del "supremo" cada vez que se cumple un periodo Constitucional.

El caudillismo es en esencia una especie de "sistema"

Casi siempre tiene su origen en las estructuras militares y policiales de un estado después de una elección sin atenuantes o de un "asalto Institucional" a sus mandos para ser sostenido luego mediante la bonificación y la prebenda desmesurada.

La historia registra el caso del "Generalísimo" Francisco Franco en España que ganó una guerra convencional en Europa el Siglo pasado e instauró una dictadura feroz que se mantuvo durante 40 años hasta que el caudillo murió de viejo en su cama pero con ganas tal vez de quedarse en el poder del terror y la tiranía durante veinte años màs

Pero la naturaleza y Dios son perfectos ;crearon la milenaria institución de la muerte natural de la que no se salva ni el más pertrechado caudillo militar o civil así tenga la suma del poder estatal, gubernamental o disponga de la represión oficial transformada en "aparato" para campear su impunidad

El General Juan Domingo Perón líder militar y "populista", instauró un régimen social y político en Argentina, utilizando el carisma impresionante y la convocatoria de masas de Evita la "santa de los pobres", como la bautizo el pueblo con su "oratoria de balcón" y la "bolsa" de dinero para repartir a sus "descamisados" a quines recibia en colas interminables

La oposición conservadora devastada y reprimida, encontró de pronto un aliado que llegó bajo la forma de un cáncer terminad; "Vida el Cáncer" alcanzó a escribir esa oposición en las paredes de Buenos Aires hasta que se produjo el acto final del drama con el llanto inconsolable de los "pelusas", del pueblo y de las mujeres peronistas.

Perón era el caudillo; Evita la referencia "mágica" de la ilusión y el ejercicio del poder.

Lo esencial de ese "sistema" fue sin duda el liderazgo "caudillesco" de. Perón y la presencia combativa y movilizadora de Evita a la que las masas argentinas elevaron a condición de "santa"

Pero, el poder de Evita tenia un origen ;el General Juan Domingo Perón, que expresaba el poder armado del estado, el de las Fuerzas Armadas y el poder de los trabajadores que se organizaron en poderosa Central Sindical.

A pesar de haber elaborado una "ideología", el "Justicialismo" que sobrevive hasta nuestros días, la muerte de la "santa de los pobres", Evita, fue el preludio del final y de la caída estrepitosa del caudillo.

La historia enseña que el "caudillismo" en tanto que sistema basado en el poder centralizado de un solo ciudadano, tiene el límite de la paciencia de los pueblos que más temprano que tarde terminan sacudiendo "sus cadenas".y reconquistando su libertad.

Asi sea con la ayuda de Dios y de la naturaleza.