miércoles, 29 de septiembre de 2010

Militares torturadores

mauricio_casal@yahoo.com

Challapata: Escuela de torturadores del nuevo Estado Plurinacional

¿Conoce al conscripto que fue torturado en la Escuela de Torturas Andinas de Challapata?
Su nombre es Guido Álvarez Cortéz.

Su mirada perdida es muestra clara de daño cerebral.

No es un imperialista ni un contrarrevolucionario. Es simplemente un boliviano, es un hijo, hermano, sobrino o nieto de alguien.

Sorprende las declaraciones del presidente Evo Morales Ayma cuando el 28.sep.2010 públicamente decía: "de no ser por los medios de comunicación, nunca me habría enterado" al responder sobre las imágenes de tortura a este conscripto. Lo que se puede leer entre líneas es que ¿las Fuerzas Armadas le están mintiendo al presidente?

Los conscriptos muertos en supuestos accidentes en los ríos, dizque supuestamente "aprendiendo a nadar" ¿habrán sufrido en realidad de este macabro preámbulo? ¿Aquí se aplicará también el dicho "los errores se tapan con tierra?

¿Serán sobre estos errores de lo que las Fuerzas Armadas no le cuentan al presidente? ¿Le habrán contado la verdad sobre los militares infiltrados en la Alcaldía de La Paz? ¿Algún día le dirán la verdad sobre los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz?

El torturador ha sido identificado como un subteniente del Regimiento Militar estacionado en la ciudad de Challapata-Oruro y la filmación se dice es del año 2009.

Por la sonrisa que se aprecie en su cara, se puede deducir que goza torturando al conscripto.

Mientras el Gobierno de Evo Morales Ayma grita a los cuatro vientos la obligación "moral" de cerrar la Escuela de las Américas, escuela de torturadores en las que se entreno también el ex Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana, en Bolivia seguía funcionando la Escuela de Torturas de Challapata, donde este Subteniente recién egresado del Colegio Militar de Ejército ponía en práctica sus conocimientos teóricos adquiridos precisamente en el Colegio Militar del Ejército ubicado en la zona sur de la ciudad cede de gobierno.

¿El presidente Evo Morales Ayma tendrá ahora la suficiente moral de "cerrar" este Regimiento Escuela de Torturadores de Challapata así como el Colegio Militar de Ejercito de donde fue entrenado este torturador?

En las imágenes se puede ver a toda una "unidad" muy bien organizada: un torturador principal "un subteniente", a dos militares (posiblemente suboficiales, uno con lentes) que lo secundan al agarrar a la victima de los pies y las manos amarradas, y que ayudan a hundir su cabeza en el turril mientras el Subteniente presiona la garganta del desdichado debajo del agua, un militar que filmaba impasible esta tortura, un militar que sacaba fotos con un celular, y al menos dos militares que subían y bajaban en forma coordinada a la victima para ser torturado. En total al menos seis militares que forman parte de una "unidad especializada" que llevaba a cabo una tarea para la que han sido muy bien entrenados.

Según el Senador (y ex Comandante del Ejército) Freddy Berzatti en la década de los 80, cuando había peligro de guerra entre Argentina y Chile, es que el ejército boliviano instituyó el curso de "Prisioneros de Guerra", y se filmaba estas torturas para saber cuanto podían aguantar las técnicas utilizadas.

¿El ejército entregará estas filmaciones a la fiscalía? ¿Algún día se sabrá el número verdadero de victimas de este tipo de cursos?

La fosa de tortura está muy bien montada. El turril -con una mezcla generalmente de agua sucia, orines de los propios torturadores e inclusive del torturado por efecto de la incontinencia urinaria al ser sometido a torturas- se encuentra dentro de una fosa exprofesamente cavada en el suelo para evitar que los violentos movimientos musculares de convulsión terminen volteando el turril interrumpiendo la sesión de tortura.

Esto significa que los torturadores han aprendido en base a experiencias pasadas (otros torturados) a solucionar los percances (problemas) que se presentan. Mientras más practican más se especializan.

El uso de roldanas, colocadas aparentemente en las ramas de un árbol, que resiste el peso de una persona (aproximadamente 80 kilos) y muy hábilmente manejadas, nos muestra que experiencia no les falta. La coordinación en los movimientos es precisa. Ninguno de los militares presentes cuestionan las órdenes del subteniente.

La fosa exprofesamente cavada en ese lugar nos muestra la escena del crimen, especialmente diseñada, construida y con todos los elementos técnicos necesarios para realizar una sola cosa: "torturar".

El hecho que dicho lugar de torturas sea "visible por todos" nos muestra que dicho castigo era de conocimiento general en el Regimiento de Challapata. En consecuencia ningún oficial podrá decir que no conocía lo que estaba sucediendo. Es decir todo el personal de dicha unidad es culpable y deberían ser sancionados todos sin excepción.

El hecho que se filmen las sesiones de tortura nos muestra que dicha actividad ya estaba "institucionalizada", y en consecuencia era de conocimiento de los altos mandos de estas unidades.

El hecho que se conozca este accionar delictivo como "medidas correctivas" nos muestra que en realidad es más común de lo que se dice.

Ahora que es conocida dicha instalación de tortura, los militares actualmente designados en Challapata ¿cometerán el delito de destruir las evidencias solo para decir que en esta gestión no se torturo a nadie más? ¿Se destruirán instalaciones similares en los otros Regimientos de las Fuerzas Armadas donde se seguía torturando a los conscriptos hasta ayer?

Las sesiones de sumersión las realizan hasta que la victima comienza a botar el poco aire que queda en sus pulmones, pero la victima no es elevada inmediatamente. Es necesario que la victima absorba algo de líquido, lo que es en realidad "lo que le provoca un miedo aterrador" de semi ahogamiento.

Es este caso particular las sesiones han tenido la siguiente duración:
1ra. sesión de 24 segundos
2da. sesión de 22 segundos
3ra. sesión de 38 segundos
4ta. sesión de 21 segundos
5ta. sesión de 25 segundos

Entre cada sesión hay al menos 30 segundo en los cuales la victima trata de respirar el aire que su cuerpo necesita para vivir, pero al ser sumergido y golpeado repetidas veces sobreviene lo que se llama sobreventilación, es decir la respiración desesperada.

Estas sesiones pueden durar mucho más tiempo, y depende de la habilidad de la victima de aguantar la respiración el mayor tiempo posible así como la habilidad y experiencia del torturador de alargar este procedimiento el mayor tiempo posible.

Al estar la victima suspendida de los pies, es decir boca abajo, la sensación de ahogamiento es mas confusa, porque el agua ingerida tiende a baja a su boca en lugar de subir a los pulmones debido a la fuerza de gravedad, por lo que esta técnica es ampliamente utilizada para castigar.

A la sensación de ahogamiento se le debe añadir la sobresaturación de anhídrido carbónico en el sistema, que es el principal causante de la muerte de neuronas y en consecuencia del daño cerebral.

El movimiento de las manos atadas a la espalda, es decir las convulsiones visibles en el video, muestran la desesperación del conscripto de querer proteger su vida, quiere subir su cuerpo para respirar, pero al estar atadas, todo el cuerpo se retuerce en espasmos musculares típicos de la falta de oxigeno.

De no ser porque una de las piernas del conscripto se estaba quedando sin irrigación, con seguridad que la tortura hubiera durado mucho más tiempo. Prueba de esto la tenemos al ver el video cuando el subteniente desamarra las pitas de los pies a los que han cubierto con un trapo para evitar dejar huellas en los pies. Una cosa queda clara: saben hacer muy bien las cosas.

La posición "cabeza abajo" tampoco es casual. Por efecto de la gravedad la sangre baja hacia la cabeza y el corazón tiene más dificultades en bombearla hacia el resto del cuerpo. La presión intracraneal se eleva considerablemente. La muerte accidental a causa de un colapso cardíaco o un derrame cerebro vascular no es nada raro en casos como éste.

La técnica de ahorcamiento que hace el subteniente nos muestra una saña y a la vez un profesionalismo solo visto en expertos, sádicos, o enfermos mentales que gozan viendo sufrir a sus semejantes.

Y lastimosamente nuestro ejército tiene gente de esa clase, que gracias a esos méritos llegan primero a generales y luego a presidentes. Nuestra historia reciente esta plagada de casos similares.

¿Cuántos conscriptos habrán muerto por colapso o ataques cardíacos los últimos 30 años, es decir desde que se decidió instituir este curso?

¿Cuantos conscriptos habrán muerto de pulmonía al habérseles obligado a permanecer desnudos durante toda la noche, a los cuales además se les mojaba intencionalmente a sabiendas de las bajas temperaturas, negándoles atención médica y finalmente encubriendo un asesinato alevoso como accidente?

En esta foto se puede observar que mientras el teniente sigue amenazando al conscripto, su secuaz le pisa el pecho para asegurarse que el conscripto mire al torturador.

Al pisarle el pecho, siguen torturándolo porque le impiden ponerse boca abajo, una posición natural que el cuerpo adopta intuitivamente para eliminar el agua de los pulmones.

El secuaz sabe muy bien lo que hace, es decir alargar la agonía del conscripto.

El Comandante de la Unidad de Challapata, Cnel. Wilson Mercado, declaraba que el gobierno de Evo Morales Ayma ya les había ordenado (hace 5 o 6 años) que suspendan el curso de "Prisioneros de Guerra" en los cuarteles, pero es importante recordar que este curso sigue siendo obligatorio para todos los oficiales del Ejército Boliviano en el curso de Cóndores en Sanandita-Tarija.

El Senador del MAS Gral. Freddy Berzatti declaraba en el programa "No Mentiras" que este tipo de cursos de supervivencia se había llevado a cabo en los años 1982 cuando había el peligro de guerra entre Argentina y Chile y él formaba parte de una unidad boliviana que debía infiltrarse en las líneas enemigas (se sobreentiende era Chile) para sabotear y destruir oleoductos y gasoductos en territorio enemigo.

Una vez cumplida su misión de destrucción de objetivos militares en territorio enemigo, estos comandos debían volver a territorio nacional "por sus propios medios". En consecuencia este curso era obligatorio ante la eventualidad de caer prisioneros y de esta forma evitar que el enemigo los haga "cantar". Pero desde entonces, según las declaraciones del Senador masista Berzatti, "estos cursos ya no se impartían".

¿Entonces porqué se seguía utilizando estos métodos hasta el año 2006, supuestamente el año en que el presidente Evo Morales Ayma ordeno la suspensión de este curso?

Una cosa esta clara: los restos de todos los conscriptos muertos en estos últimos 30 años deberían ser exhumados para verificar que no se cometieron excesos y de probarse aquello, tanto los oficiales, comandantes y personal medico de las unidades militares involucradas deberían ser procesados por crímenes de lesa humanidad.

Es pues hora de llamar a la conciencia de todos aquellos conscriptos que habiéndose presentado voluntariamente a servir a su patria fueron victimas o testigos de torturas en los cuarteles de Bolivia.

¿Cómo se puede detectar si una persona murió ahogada en un río o no?
Por el contenido de sus pulmones. Las personas ahogadas en el mar tienen agua salada en sus pulmones, las ahogadas en un río presentan agua dulce y con seguridad que los torturados presentaran rastros de agua sucia mezclada con rastros de orín así como marcas en las muñecas (desplazamiento de los huesos carpianos), desplazamiento de la cabeza del húmero y compresión de los huesos tarsianos en los pies

¿El presidente Evo Morales Ayma tendrá la moral para cortar de raíz un delito de lesa humanidad como es la tortura en nuestras Fuerzas Armadas?

¿O será que el titulo de Capitán General de las Fuerzas Armadas solo lo lleva de adorno?

¿Las Fuerzas Armadas pondrán de su parte asumiendo su responsabilidad, o simplemente se harán los desentendidos como en el caso de Marcelo Quiroga Santa Cruz y los muertos y desaparecidos durante los gobiernos militares?

A pesar de las declaraciones de oficiales de las Fuerzas Armadas de que se trataría de un "caso aislado", en el transcurso de dos días de denunciado el hecho ya se han hecho públicas muchas denuncias, entre ellas del conscripto Armando Gonzáles (Radio Panamericana, miércoles 29.sep.2010, 10:35am) que contaba como fue torturado durante dos días mediante ésta técnica conocida como "el submarino" por la pérdida de un fusil que nunca apareció.