jueves, 16 de septiembre de 2010

¿A QUE LE TEME?

Walter "Puka" Reyesvilla Mendez
aguadoble@yahoo.es

"He aprendido mucho de los periodistas porque me di cuenta que era obligatorio revisar los periódicos para saber qué estaba hablando el gobierno. Entonces, al momento de leer los periódicos encuentro buenos tésrminos, bonitos términos y conceptos".

"Los medios de comunicación son nuestros enemigos; los periodistas son sucios".

Que las dos citas precedentes proviniesen de dos personas distintas sería algo perfectamente lógico: una que expresa admitración hacia el trabajo de la prensa y otra que le declara la guerra denostando, además, a sus profesionales.

Si ocurriera que ambas fuesen dichas por la misma persona con escasa diferencia de tiempo entre una y la otra, estaríamos ante un caso evidente de esquizofrenia –doble personalidad-.

El caso es que tales asertos fueron manifestados por un mismo individuo, aunque con diferencia de más de una década entre uno y otro; ¿Cómo se le llama a eso? ¿esquizofrenia diferida? ¿síndrome de la palinodia? O, simplemente, inconsistencia ética.

La primera afirmación data de junio de 1995 en el contexto de una entrevista realizada por la periodista María de los Ángeles Baudoin publicada en el suplemento "Ventana" del rotativo La Razón; la segunda es una composición de frases que su autor viene repitiendo desde 2006 en el contexto de sus discursos de plazuela. Desentrañar la operación mental que separa una de otra está en relación proporcional a la acumulación de poder que va adquiriendo quien las expresa: a mayor concentración de éste, mayor despresio por las libertades en genral, y por la de expresión en particular.

Tiene, sin embargo, la segunda, un efecto real en el imaginario colectivo al haber sido enunciada desde la cima de un poder cada vez más ostentoso y, a la vez, inescrupuloso, que convierte sus dichos en consignas que, a su vez, tienen la propiedad de permear leyes e instituciones.

Como si no fuera obvio, digámoslo explícitamente: el titular de ambas declaraciones es Evo Morales Ayma; la primera, en calidad de dirigente sindical y la segunda en ejercicio de la más alta magistratura. No se consideran para este análisis las veces que el Guía Espiritual de Bolivia se mofó de los periodistas locales haciendo uso de una verbosidad indigna de altísima investidura.

Total que, con lóbrego desparpajo, los aúlicos del jefazo ponen su rostro más convincente para justificar la criminalización de la palabrá incómoda al régimen bajo la cobertura de normas en apariencia consistentes.

Volvamos al comienzo, "He aprendido mucho de los periodistas…" Siendo que Morales Ayma consideraba obligatoria la revisión de –y, por extensión, de los medios de comunicación en general- para saber lo que estaba hablando el gobierno, ¿por qué carajos, cuando él es el gobierno, quiere coartar a la ciudadanía la posibilidad que tuvo, mientras se desempeñaba como sindicalista, de elegir entre una variedad de medios para formar su propio punto de vista?

Si, como aseguraba, al leer la prensa encontraba buenos términos y bonitos conceptos, ¿por qué quiere privar al pueblo de disfrutarlos como él lo hizo? ¿a qué le teme?

Le voy a ahorrar explicaciones. Usted, señor Presidente le teme a la democracia, le teme a la libertad d expresión, le teme a la pluralidad política, le teme, admítalo, a la verdad.