lunes, 13 de septiembre de 2010

RE: Una Ley Histórica...

Cesar E. Del Castillo Linares
cesardelcastillolinares@gmail.com

Por razones de trabajo (soy periodista), suelo abstenerme de participar en los foros de este tipo. Al fin de cuentas, todo lo que diga o escriba puede ser usado en mi contra, pero en el caso de la ley contra el racismo y discriminación, también como periodista, me veo obligado a manifestar mi punto de vista.

Primero. Creo que todos sabemos que temas como el racismo y la discriminación son consecuencia del tipo de educación que recibimos en las aulas, en la casa, en el barrio, en la universidad, etc. Y creo que no se puede cambiar la sociedad por ley ni por decreto, sino mediante la educación.

Evidentemente, en muchos países existen normas contra el racismo, pero responden a un contexto jurídico e histórico diferente y no creo que exista ley que pretenda suspender la licencia de funcionamiento de canales y radios por incurrir en una supuesta "falta/delito" de este tipo.

Segundo. Recientemente vimos en Estados Unidos un buen ejemplo de lo sensible del tema: la polémica por la construcción de una mezquita cerca de la "zona cero", en Nueva York. Un pastor llama a quemar el coran y se desata un debate político y religioso de alto vuelo con repercusiones internacionales por lo sensible de tema.

Esa noticia tenía evidentes connotaciones de discriminación e incluso de racismo y fue motivo de primeras planas y amplios espacios en noticieros de radio y televisión. Con el criterio de la ley boliviana ¿debían ser multados y/o clausurados todos los medios que dieron cobertura a este hecho?. Obvio que no. Por el contrario, creo que el debate fue saludable para toda la sociedad estadounidense. No hay mejor que la confrontación de ideas con libertad y en democracia.

Tercero. La humillación de campesinos en Sucre. En el contexto de la referida ley, ¿los medios debían o no debían difundir esa noticia?. Por supuesto que sí, pero asumiendo el riesgo de quedar fuera del éter porque un fiscal puede considerar que la difusión de la nota fue por razones racistas y discriminadoras. Para el periodismo y para la democracia, uno de los peores males es la auto censura y la ley puede obligarnos a ello.