miércoles, 20 de octubre de 2010

El ignorado destino geopolítico de Bolivia

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Transcurrieron seis años de gestión del Presidente Morales e innumerables partidos de fútbol cerca del Palacio de la Moneda en Chile para que el gobierno asuma el fracaso de una política internacional hiper-ideologizada.

Desde esta columna hemos sostenido siempre que la historia, la geografía y el destino posicionaron a Bolivia en el centro del Continente para cumplir un rol integrador como síntesis geográfica y democrática.

Si algún error y/o ausencia se puede reclamar al Gobierno del Presidente Morales es el haber ignorado el rol geopolítico integrador del país y haber desarrollado mas bien una política equivocada y agresiva de insultos hacia nuestros vecinos.

Bolivia, por estar en el centro geográfico del Continente, rodeada de tres potencias medianas como Brasil hacia el Atlántico y Perú y Chile hacia el Pacífico refuerza su ventaja con su frontera hacia la cuenca del plata con Argentina y Paraguay.

Esa es la principal ventaja de este país supuestamente mediterráneo que no lo es , pues tiene un litoral de 50 Km. sobre la margen occidental del Rio Paraguay mediante el cual accede de manera directa y soberana a la Hidrovia Paraguay-Paraná y por ella a los Puertos de Rosario y Buenos Aires.

Han sido cinco años de "enamoramiento ideológico" con el Gobierno Socialista de la Señora Bachelet ignorando la posición irreductible de la poderosa burguesía chilena y de su poderoso ejército de no entregar un sólo centímetro cuadrado de territorio a Bolivia.

Ahora menos que nunca, el Chile de Piñera, arropado por el mundo luego de la proeza de los mineros sepultados en la mina San José, estaría dispuesto a negociar territorio soberano sobre el Pacifico con Bolivia.

Eso explica parcialmente el "bandazo" de Ilo y los abrazos "cariñosos" del Presidente Evo con el Presidente García, "olvidando" los agravios y cambiando de frente para "molestar" supuestamente a la poderosa burguesía del Mapocho y a su ejército.

Lo de la instalación de una Escuela Naval binacional es expresión de una gran ingenuidad que denota la ausencia de institutos de altos estudios geopolíticos como lo tiene Brasil con Itamaraty y desde luego Argentina, Chile, Perú y Paraguay.

La fortaleza de Bolivia es la geopolítica:

Chile y Perú preparan aceleradamente su infraestructura portuaria para exportar al gigante mercado brasileño y para ello disponen del "sendero" rentable de los corredores de integración y exportación que atraviesan el territorio boliviano cual un sui géneris Canal de Panamá pero al revés.

La República Bolivariana de Venezuela aprovecha, casi en solitario, la Hidrovía para la exportación del 95% de la oferta boliviana en materia de oleaginosas; Puerto Gravetal está instalado en Puerto Quijarro a orillas de Arroyo Concepción y acopia la producción de 5.000 productores campesinos del área desde el norte integrado hasta Pozo del Tigre y Cañada Larga.

Gravetal es propiedad de Monómeros y Pequiven empresas financiadas por PDVSA la poderosa transnacional del Petróleo que sustenta al Gobierno del Presidente Chávez Frías el caudillo del Caribe.