miércoles, 6 de octubre de 2010

El legado del Presidente "Lula"

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Perfiló en diez años de brillante gestión gubernamental un modelo político que hizo de Brasil no sólo la potencia mundial que es hoy sino también un factor fundamental del equilibrio estratégico en un Continente remecido por aguas tempestuosas de agitación y desencuentros aparentemente irremediables.

"Lula", sencillo obrero metalurgista, no pudo contener el llanto cuando afirmó en el solemne acto de su posesión que el único título que había conquistado en su vida era el de Presidente y que su Programa de Gobierno lo resumía en la ilusión de que, al final de su mandato, sus compatriotas pudieran servirse la tres comidas diarias..

De su gestión y liderazgo incontestable se habla en todo el mundo pero no lo suficiente en cuanto a los contenidos del "modelo" político que alimentó con su extraordinaria visión de estadista y de conductor.

Desechando las teorías revolucionarias clásicas del enfrentamiento social, articuló un bloque de poder de amplia base popular incluyendo a la poderosa burguesía industrial y financiera de su país para impulsar políticas de estado en beneficio de los más desfavorecidos de la sociedad.

Como el Presidente Gualberto Villarroel, en la Bolivia del pasado siglo, no fue "enemigo" de los ricos pero si "más amigo de los pobres" para quienes implementó proyectos de innegable impacto social que mejoraron la calidad de vida de millones de ciudadanos.que despiden ahora su gestión con apoyo en amplia mayoría.

El legado histórico del Presidente Lula se refleja además, con gran proyección y fortaleza, en el escenario de la política internacional.

Asumió con pragmatismo y sin complejos el liderazgo político en América del Sur posicionándose en el centro entre el proyecto hegemónico del Presidente Hugo Chávez, que pretendió "vietnamizar"•el Continente, y las políticas conservadoras del Presidente Uribe y el Plan Colombia.

Brasil es aliado estratégico de Estados Unidos.

Gestionó y concertó con habilidad extraordinaria un Acuerdo entre la República Islámica de Irán y las potencias de Occidente referido a planes de enriquecimiento de uranio con fines pacíficos.

Brasil, bajo el mandato del Presidente Lula, ha dado pasos importantes para consolidar en América del Sur una democracia moderna, con base de economía y sistema político plural que será sin duda el modelo de desarrollo económico y político predominante como tendencia histórica hacia el futuro.

Sea cual fuere el resultado de la segunda vuelta electoral de fin de octubre, el liderazgo no sólo económico sino también político de Brasil es un hecho contundente e irreversible.

Tal vez el único gobierno de América del Sur que puede tener cierta preocupación es el de Bolivia por cuanto existe la posibilidad de que José Serra sea elegido Presidente con el apoyo de los ecologistas del Partido Verde.

El candidato de la Social Democracia de Brasil, ha acusado públicamente al Gobierno del Presidente Evo Morales de proteger al narcotráfico con graves perjuicios para su país, América del Sur y Europa.