martes, 5 de octubre de 2010

El valor del texto.

Cynthia Perou
cynthia_perou@hotmail.com

"Mientras menos se quiere hacer participar a la gente, esta menos acepta la imposición" y aunque parezca una verdad de Perogrullo, esta máxima se ve diariamente vulnerada por quienes menos deberían, nuestros legisladores. Mas de 70 años y un sin fin de disposiciones transitorias hacen la actual reglamentación laboral, en este momento que deberíamos normar, no para la coyuntura sino para lo venidero, es increíble que solo ideologizemos, las bases de este nuevo contrato social.

Los derechos colectivos (derecho a formar sindicatos, a la protesta, a la huelga, contratos colectivos, etc.) y los individuales (como la oportunidad para mujeres en el campo laboral) se ven amenazados y bajo las arbitrarias decisiones de la dirigencia de la COB y del gobierno. El ejemplo mas claro esta en la perdida de la capacidad de sindicalización por parte del magisterio. Otro caso es el de la falta de reconocimiento expreso a la igualdad en las contrataciones para las mujeres. La Central Obrera Boliviana deberá retomar el camino del sindicalismo que buscaba el bienestar de sus afiliados y la equidad de trato, no puede convertirse en un instrumento más del Gobierno en detrimento de los trabajadores.

Por otra parte y pese a la retórica en los discursos de los actuales gobernantes, vemos que en la instituciones publicas siguen existiendo consultores en línea, cuestión que todos sabemos exime de cargas laborales al Estado, me pregunto ¿por que los expertos de este "proceso de cambio" no se les ocurrió cambiar esta lógica neoliberal?, a favor de la clase menos privilegiada.

Este es el momento que los ciudadanos debemos involucrarnos en el tratamiento de estas leyes, que implican nuestro presente y futuro. Yo por mi lado dejo en la mesa de debate la posibilidad que en esta legislación se pueda efectivizar el incremento salarial, no sobre la base de 1 salario mínimo nacional, sino convertir los sueldos en unidades de salario. ¿Cómo seria esto? El actual incremento de 5% fue en realidad el aumento de Bs. 32, ya que este aumento fue sobre 1 salario, si en cambio traducimos nuestros sueldos por ejemplo a 4 salarios mínimos, el incremento será real y efectivo en el bolsillo de los trabajadores. Yo dejo la idea, en este texto, ¿UD ciudadano, que esta haciendo?